domingo, 26 de abril de 2015

Carrot Cake

Se acerca el día de la madre. Yo, el año pasado, quería hacer una mega tarta.. pero me falló la planificación, así que tuve que improvisar. Buscando inspiración por Internet, acabé encontrando este extraordinario carrot cake de I am baker, con una re-interpretación de la famosa decoración con rosas de buttercream. No lo pude evitar y lo copié. Entero. El resultado no es el mismo, evidentemente. La destreza que tiene ella con la manga es espectacular, pero me pareció tan bonito que tenía que intentarlo. Mi mérito en esto es cero.



Como mi madre nunca había probado un carrot cake no sólo tuve la desfachatez de copiar la decoración sino también el sabor de la tarta. Al menos, usé mi receta de siempre. Creo que un carrot cake nunca falla, a no ser que tengáis algún quisquilloso que cuando le dices que lleva zanahoria se mira la tarta con cara rara. Es uno de mis sabores preferidos, pero como soy alérgica a las nueces sólo puedo comerlo cuando lo hago yo y no las pongo. Creo que en fondo es mejor... así no abuso. OS dejo la receta, por si no lo habéis probado y os animáis. No os arrepentiréis. 


CARROT CAKE

Ingredientes

    Para la masa:
  • 300 gr de harina
  • 2 tablespoon de canela molida
  • 1 tablespoon de levadura
  • 1/2 tablespoon de bicarbonato
  • 200 gr de azúcar moreno
  • 4 huevos
  • 250 ml de aceite de oliva
  • 200 gr de zanahorias
  • La ralladura de la piel de una naranja
  • La ralladura de la piel de un limón
      Para la cobertura:
  • 400 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 500 gr de azúcar glass
  • 400 gr de queso crema (tipo Philadelphia)

Precalentamos el horno a 150º (130º si tiene ventilador).
En un bol ponemos la harina, la canela, la levadura y el bicarbonato y mezclamos con el azúcar. Mientras, batimos los huevos junto con el aceite y la ralladura de la naranja y el limón. Picamos la zanahoria lo más fina posible (yo lo hice con el accesorio picador del minipimer) y la incorporamos a la mezcla. Añadimos la mezcla de la harina, canela, etc y batimos a baja velocidad hasta que todos los ingredientes hayan quedado bien incorporados.
Ponemos la mezcla en un molde de unos 20 -22 cm (el mío era de 23) y horneamos durante una hora aproximadamente.Como siempre, pincharemos el centro con un palillo para comprobar que esté hecho. Sacamos del horno y dejamos enfriar bien.


Mientras se enfría, haremos la crema de queso. En un bol aparte, batimos un poco la crema de queso y reservamos. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté perfectamente incorporado y luego añadimos el queso. Dejamos enfriar en la nevera una hora para que endurezca un poco y sea manejable con la manga.


Una vez frío el bizcocho, desmoldamos, cubrimos con la crema de queso una fina capa. Dejamos enfriar 30 minutos en la nevera y ponemos una segunda capa un poco más gruesa. Colocamos la crema de queso sobrante en la manga y decoramos.



martes, 7 de abril de 2015

Mona de Pascua tradicional a mi manera

Es poner en Google imágenes "mona de pascua" y salen tantas opciones que parece difícil encontrar la tradicional. Según en que punto geográfico nos encontremos es una o otra o varias, así que cuando decidí que haría la Mona de Pascua de este año, después de mirar y remirar, me decidí por una de esta versiones pero a mi manera. O sea, que donde yo pongo trufa a lo mejor otros ponen mermelada, o donde yo pongo crema de yema otros ponen mantequilla.


Así pues, esta ha sido mi interpretación de la Mona de Pascua este año, que habrá a quien le guste o a quien le parezca una aberración. A malas, el que no la quiera como Mona puede usar la preparación como tarta, que cambiando las plumas y los pollos por unas velas bonitas hará las veces de tarta de cumpleaños y tan contentos.


Y entonces, ¿a qué viene lo de tradicional del título? Pues para empezar, porque algo de parecido (o todo, quizás) con algunas de las Monas que vemos en las pastelerías tiene, pero sobretodo porque es la primera tarta que preparo "sin cosas raras". Ni buttercream, ni cream cheese, ni bizcochos de mil y un tipo. Un "pa de pessic" tradicional, un relleno de trufa y yema quemada por encima. Por no poner, no he puesto ni atrezzo en las fotos... Ah! Y fácil de hacer, que hacer trufa es bastante bastante más rápido que el buttercream...


MONA DE PASCUA (o TARTA DE TRUFA Y YEMA para los puristas)

Ingredientes:

 Para el bizcocho "Pa de pessic"

  • 6 huevos
  • 125 gr de azúcar
  • 125 gr de harina
  • 1 cucharadita (teaspoon) de levadura química
 Para el relleno de trufa:
  • 500 ml de nata para montar bien fría
  • 40 gr de cacao en polvo sin azúcar
  • 75 gr de azúcar glass
 Para la cobertura de yema quemada:
  • 150 gr de huevos (aprox 3 huevos)
  • 150 gr de azúcar
  • 12 gr de maizena
  • 45 gr de agua
 Para decorar:
  • Almendras laminadas
  • Azúcar moreno para quemar la crema

Empezamos preparando el bizcocho. Precalentamos el horno a 170º. Forramos con papel de horno un molde de 20/22 cm, tanto la base como los laterales. Si usáis un molde de 20 cm es conveniente que el papel de los laterales sobrepase un poco, ya que como os subirá la masa y así no os hará tanta cúpula y quedará más planito.

Separamos las yemas de las claras, y reservamos éstas últimas. Batimos las yemas con el azúcar hasta que pierdan color y nos quede una textura similar a la mantequilla. añadimos la harina y mezclamos ben. Quedará una masa súper espesa. Reservamos.

Batimos las claras a punto de nieve y las añadimos a la mezcla que teníamos. Mezclamos suavemente con movimientos envolventes para que no se nos bajen las claras. Ponemos la mezcla en el molde y horneamos unos 40 minutos aproximadamente, hasta que al insertar un palillo éste salga limpio. Esperamos a que se atempere un poco, desmoldamos y dejamos enfriar boca abajo sobre una rejilla.

Para preparar la cobertura de yema, mezclamos el azúcar con la maizena previamente tamizada. En un cazo, batimos los huevos con el agua, añadimos la mezcla de azúcar y maizena y ponemos a fuego lento, removiendo constantemente durante unos 10-15 minutos, hasta que espese. Retiramos del fuego y dejamos enfriar tapado con papel film tocando la superficie (así evitaremos que quede una capa más espesa en la crema)

Para preparar la trufa, batimos la nata y cuando empiece a montar añadimos el cacao y el azúcar. Dejamos enfríar en la nevera.

Cortamos el bizcocho en tres discos, rellenamos con la trufa y untamos los laterales, y "pegamos" las almendras. Ponemos la crema por encima, alisamos, cubrimos con un poco de azúcar moreno y con un soplete, quemamos la yema. Decoramos al gusto.