domingo, 18 de octubre de 2015

Muffins de chocolate y canela

Otra vez sin excusas. Cuatro meses sin publicar. Estoy vaga. Es lo que hay. Pero bueno, más vale tarde que nunca. Sigo teniendo recetas y fotos guardadas pero últimamente me cuesta la vida ponerme a escribir. Así que nos dejamos de historias y pasamos a lo importante, que son estos muffins de chocolate y canela.


En mi última visita a Estados Unidos compré unas chips de chocolate y canela que han estado en la nevera desde entonces, esperando a ser usadas (también compré unos Hershey Kisses que acabé comiéndome en lugar de usarlos para algún invento reposteril, al igual que unas mini Peanut buttercups de Reese's). Así que ante una receta de muffins de chocolate con chips de chocolate, cambiarlas por las de chocolate y canela era el paso natural.


Soy consciente de que ahora mismo os puedo estar creando una necesidad, pero tranquilos. Para empezar, podéis usar chips de chocolate normales, que de hecho son las que usa la receta original. Y si no, siempre es una buena excusa para cruzar el charco, ¿o no? XD

La receta original la podéis encontrar en Center Cut Cook.


MUFFINS DE CHOCOLATE CON CHIPS DE CANELA

Ingredientes (para unos 20 muffins)

  • 225 gr de harina
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 50 gr de azúcar blanquilla
  • 30 gr de cacao puro en polvo (Valor o similar)
  • 1 tablespoon de levadura
  • una pizca de sal
  • 130 gr de chips de chocolate y canela (o de chocolate normal)
  • 2 huevos
  • 250 ml de leche (yo he usado leche de soja y ha quedado perfecto)
  • 75 ml de aceite de girasol
  • 1 1/2 teaspoon de extracto de vainilla
La preparación no puede ser más fácil.
Precalentamos el horno a 200º y colocamos las cápsulas de papel en la bandeja para cupcakes/muffins. 

En un bol, mezclamos los ingredientes secos, primero la harina, los azúcares, el cacao, la sal y la levadura y luego añadimos las chips. En otro bol, batimos los huevos y añadimos el resto de ingredientes húmedos (aceite, leche y vainilla). Los añadimos a la mezcla de ingredientes secos. mezclamos bien y distribuimos la masa en las cápsulas, removiendo de vez en cuando para evitar que las chips se queden abajo.
Horneamos durante 18-20 minutos, sacamos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.

Demasiado fácil y demasiado ricos. Un peligro para la dieta, pero ¡que vivan estos pequeños placeres!

sábado, 6 de junio de 2015

Tarta de chocolate y trufa con un toque de caramelo

Cada año a mi hermano por su cumpleaños le cae una tarta de fondant, pero hace tiempo que tenía ganas de hacer una tarta de esas que dicen cómeme al instante.


Una tarta de esas "guarras", con chorretones viscosos de algo que ya se ve que no va a ser bueno para la dieta y, por lo tanto, seguramente estará delicioso.


Como mi hermano es muy chocolatero, tarta de chocolate, rellena y cubierta de trufa, con ganache de chocolate negro cayendo.


Y por si fuera poco, unos bombones, rellenos de caramelo, troceados por encima. Pero creo que las fotos lo dicen todo, ¿no?


 TARTA DE CHOCOLATE Y TRUFA CON CARAMELO

Ingredientes

 Para el bizcocho (3 moldes redondos de 16 cm):

  • 20 gr de cacao en polvo sin azúcar
  • 45 ml de agua hirviendo
  • 1 1/2 teaspoon de extracto de vainilla
  • 3 huevos grandes
  • 125 gr de harina
  • 175 gr de azúcar
  • 3.5 gr de levadura química
  • 185 gr de mantequilla
 Para la trufa
  • 500 ml de nata para montar, muy fría
  • 125 gr de azúcar glass
  • 40 gr de cacao en polvo sin azúcar
 Para el ganache de cobertura:
  • 200 ml de nata para montar
  • 150 gr de chocolate de cobertura min 70% cacao
 Para decorar (opcional)
  • 15-20 bombones rellenos de caramelo (yo usé Hershey's Kisses)
  • Sirope de caramelo
Preparación


Precalentamos el horno a 175º y engrasamos tres moldes de 16 cm.

Mezclamos el cacao con el agua hirviendo y esperamos a que se enfríe. Añadimos los huevos ligeramente batidos y el extracto de vainilla y mezclamos bien.
En el bol de la batidora, mezclamos los ingredientes secos (harina, azúcar y levadura). Añadimos la mantequilla y la mitad de la mezcla de cacao. Mezclamos durante un par de minutos y añadimos el resto de la mezcla de cacao. Volvemos a batir otro par de minutos hasta que la mezcla este bien integrada. Dividimos la masa entre los tres moldes y horneamos durante 35-40 minutos, hasta que al insertar un palillo en el centro salga limpio.
Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para preparar el ganache, calentamos la nata al microondas durante un minuto y medio a máxima potencia. Añadimos el chocolate troceado y removemos bien hasta que el chocolate se haya integrado completamente. Dejamos enfriar.

Preparamos la trufa. Tamizamos juntos el cacao y el azúcar glass. Batimos la nata con las varillas. Cuando esté a medio montar, añadimos en tres tandas, despacito, la mezcla del azúcar glass y el cacao. Seguimos batiendo hasta que esté montada del todo.

Rellenamos y cubrimos la tarta con la trufa. Asegurándonos de que el ganache no esta caliente, lo vamos dejando caer poco a poco encima de la tarta. Partimos los bombones y los colocamos encima de la tarta.



domingo, 3 de mayo de 2015

Rosas, encaje y chocolate blanco para el Día de la Madre

Si en la entrada pasada os colgaba la tarta que hice para el Día de la Madre del año pasado, hoy, Día de la Madre 2015 cuelgo la de este año. Y es que cuando empezó el año prometí actualizar más a menudo, así que voy a intentar que las tartas no se queden un año en una carpeta del ordenar hasta ver la luz.


El año pasado me quedé con las ganas de hacer una tarta de dos pisos por falta de una buen plan, así que este año he hecho una buena planificación, he comprado las cosas con tiempo, y hasta hice un boceto de la tarta. Como siempre, he tenido algún pequeño imprevisto, como que la pasta para flores que tenía en casa estaba pasada y tuve que tirar de fondant con CMC (cosa que no os recomiendo ya que no endurece bien y las flores se rasgan - aunque mejor eso que nada...)



El otro problemilla es que el dummie del piso de abajo se me ha quedado pequeño, como podéis comprobar. Y es que no he tenido en cuenta que el bizcocho de 16 cm, más el ganache, más el fondant crece, y el dummie era de 20. pero vamos, que no me vuelve a pasar. La próxima trata el dummie de 25 y listo.


Lo que me ha encantado es el encaje de azúcar. Que cosa más fácil y con un resultado espectacular. La única pega es que tanto los tapetes de silicona como sobretodo la mezcla para el encaje son un poco caros, pero el resultado es espectacular.


La tarta era un bizcocho de chocolate blanco relleno de ganache de chocolate blanco y cobertura de chocolate negro. Os dejo la receta (basada en esta de Exclusively Food)  y las proporciones del ganache por si os animáis.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE BLANCO

Ingredientes:
  • 300 gr de chocolate blanco
  • 200 gr de mantequilla
  • 250 ml de leche
  • 165 gr de azúcar
  • 2 teaspoon de extracto de vainilla
  • 2 huevos grandes
  • 100 gr de harina bizcochona
  • 150 gr de harina común
Precalentamos el horno a 160º y engrasamos tres moldes redondos de 16 cm.

En un cazo ponemos el chocolate, la mantequilla, la leche y el azúcar, Calentamos a fuego lento rmoviendo de vez en cuando hasta que el chocolate y la mantequilla se hayan derretido. retiramos del fuego y removemos hasta tener una mezcla homogénea. Dejamos enfriar durante 15 minutos.
En un bol pequeño batimos los huevos junto con el extracto de vainilla. Añadimos a la mezcla y removemos bien hasta que se integre.
En el bol de la batidora, colocamos las harinas tamizadas. Añadimos 1/3 de la mezcla líquida y batimos a velocidad media-baja. Repetimos el procesos añadiendo cada vez 1/3 de la masa.
Repartimos la masa entre los tres moldes y horneamos unos 45-50 minutos, siempre dependiendo del horno, hasta que al insertar un palillo salga limpio. Dejamos enfriar sobre una rejilla y desmoldamos.

Para el ganache, usé 400 gr de chocolate blanco y 180 ml de nata para montar para el relleno y 500 gr de chocolate de cobertura 70% cacao y 500 ml de nata para montar. Para hacer el ganache calentamos bien la nata, añadimos el chocolate cortado a trocitos (las marcas del chocolate sirven, no hace falta hacer trozos ás pequeños) y removemos bien hasta que esté completamente integrado. Lo mejor es hacerlo la noche antes para que repose y espese bien.


domingo, 26 de abril de 2015

Carrot Cake

Se acerca el día de la madre. Yo, el año pasado, quería hacer una mega tarta.. pero me falló la planificación, así que tuve que improvisar. Buscando inspiración por Internet, acabé encontrando este extraordinario carrot cake de I am baker, con una re-interpretación de la famosa decoración con rosas de buttercream. No lo pude evitar y lo copié. Entero. El resultado no es el mismo, evidentemente. La destreza que tiene ella con la manga es espectacular, pero me pareció tan bonito que tenía que intentarlo. Mi mérito en esto es cero.



Como mi madre nunca había probado un carrot cake no sólo tuve la desfachatez de copiar la decoración sino también el sabor de la tarta. Al menos, usé mi receta de siempre. Creo que un carrot cake nunca falla, a no ser que tengáis algún quisquilloso que cuando le dices que lleva zanahoria se mira la tarta con cara rara. Es uno de mis sabores preferidos, pero como soy alérgica a las nueces sólo puedo comerlo cuando lo hago yo y no las pongo. Creo que en fondo es mejor... así no abuso. OS dejo la receta, por si no lo habéis probado y os animáis. No os arrepentiréis. 


CARROT CAKE

Ingredientes

    Para la masa:
  • 300 gr de harina
  • 2 tablespoon de canela molida
  • 1 tablespoon de levadura
  • 1/2 tablespoon de bicarbonato
  • 200 gr de azúcar moreno
  • 4 huevos
  • 250 ml de aceite de oliva
  • 200 gr de zanahorias
  • La ralladura de la piel de una naranja
  • La ralladura de la piel de un limón
      Para la cobertura:
  • 400 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 500 gr de azúcar glass
  • 400 gr de queso crema (tipo Philadelphia)

Precalentamos el horno a 150º (130º si tiene ventilador).
En un bol ponemos la harina, la canela, la levadura y el bicarbonato y mezclamos con el azúcar. Mientras, batimos los huevos junto con el aceite y la ralladura de la naranja y el limón. Picamos la zanahoria lo más fina posible (yo lo hice con el accesorio picador del minipimer) y la incorporamos a la mezcla. Añadimos la mezcla de la harina, canela, etc y batimos a baja velocidad hasta que todos los ingredientes hayan quedado bien incorporados.
Ponemos la mezcla en un molde de unos 20 -22 cm (el mío era de 23) y horneamos durante una hora aproximadamente.Como siempre, pincharemos el centro con un palillo para comprobar que esté hecho. Sacamos del horno y dejamos enfriar bien.


Mientras se enfría, haremos la crema de queso. En un bol aparte, batimos un poco la crema de queso y reservamos. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté perfectamente incorporado y luego añadimos el queso. Dejamos enfriar en la nevera una hora para que endurezca un poco y sea manejable con la manga.


Una vez frío el bizcocho, desmoldamos, cubrimos con la crema de queso una fina capa. Dejamos enfriar 30 minutos en la nevera y ponemos una segunda capa un poco más gruesa. Colocamos la crema de queso sobrante en la manga y decoramos.



martes, 7 de abril de 2015

Mona de Pascua tradicional a mi manera

Es poner en Google imágenes "mona de pascua" y salen tantas opciones que parece difícil encontrar la tradicional. Según en que punto geográfico nos encontremos es una o otra o varias, así que cuando decidí que haría la Mona de Pascua de este año, después de mirar y remirar, me decidí por una de esta versiones pero a mi manera. O sea, que donde yo pongo trufa a lo mejor otros ponen mermelada, o donde yo pongo crema de yema otros ponen mantequilla.


Así pues, esta ha sido mi interpretación de la Mona de Pascua este año, que habrá a quien le guste o a quien le parezca una aberración. A malas, el que no la quiera como Mona puede usar la preparación como tarta, que cambiando las plumas y los pollos por unas velas bonitas hará las veces de tarta de cumpleaños y tan contentos.


Y entonces, ¿a qué viene lo de tradicional del título? Pues para empezar, porque algo de parecido (o todo, quizás) con algunas de las Monas que vemos en las pastelerías tiene, pero sobretodo porque es la primera tarta que preparo "sin cosas raras". Ni buttercream, ni cream cheese, ni bizcochos de mil y un tipo. Un "pa de pessic" tradicional, un relleno de trufa y yema quemada por encima. Por no poner, no he puesto ni atrezzo en las fotos... Ah! Y fácil de hacer, que hacer trufa es bastante bastante más rápido que el buttercream...


MONA DE PASCUA (o TARTA DE TRUFA Y YEMA para los puristas)

Ingredientes:

 Para el bizcocho "Pa de pessic"

  • 6 huevos
  • 125 gr de azúcar
  • 125 gr de harina
  • 1 cucharadita (teaspoon) de levadura química
 Para el relleno de trufa:
  • 500 ml de nata para montar bien fría
  • 40 gr de cacao en polvo sin azúcar
  • 75 gr de azúcar glass
 Para la cobertura de yema quemada:
  • 150 gr de huevos (aprox 3 huevos)
  • 150 gr de azúcar
  • 12 gr de maizena
  • 45 gr de agua
 Para decorar:
  • Almendras laminadas
  • Azúcar moreno para quemar la crema

Empezamos preparando el bizcocho. Precalentamos el horno a 170º. Forramos con papel de horno un molde de 20/22 cm, tanto la base como los laterales. Si usáis un molde de 20 cm es conveniente que el papel de los laterales sobrepase un poco, ya que como os subirá la masa y así no os hará tanta cúpula y quedará más planito.

Separamos las yemas de las claras, y reservamos éstas últimas. Batimos las yemas con el azúcar hasta que pierdan color y nos quede una textura similar a la mantequilla. añadimos la harina y mezclamos ben. Quedará una masa súper espesa. Reservamos.

Batimos las claras a punto de nieve y las añadimos a la mezcla que teníamos. Mezclamos suavemente con movimientos envolventes para que no se nos bajen las claras. Ponemos la mezcla en el molde y horneamos unos 40 minutos aproximadamente, hasta que al insertar un palillo éste salga limpio. Esperamos a que se atempere un poco, desmoldamos y dejamos enfriar boca abajo sobre una rejilla.

Para preparar la cobertura de yema, mezclamos el azúcar con la maizena previamente tamizada. En un cazo, batimos los huevos con el agua, añadimos la mezcla de azúcar y maizena y ponemos a fuego lento, removiendo constantemente durante unos 10-15 minutos, hasta que espese. Retiramos del fuego y dejamos enfriar tapado con papel film tocando la superficie (así evitaremos que quede una capa más espesa en la crema)

Para preparar la trufa, batimos la nata y cuando empiece a montar añadimos el cacao y el azúcar. Dejamos enfríar en la nevera.

Cortamos el bizcocho en tres discos, rellenamos con la trufa y untamos los laterales, y "pegamos" las almendras. Ponemos la crema por encima, alisamos, cubrimos con un poco de azúcar moreno y con un soplete, quemamos la yema. Decoramos al gusto.




domingo, 15 de marzo de 2015

Bizcocho vegano

Entre mi cumpleaños y Navidad he atesorado unos cuantos libros de repostería, entre ellos, el libro de Bizcochos de Susana Pérez del blog Webos Fritos. Recetas y recetas de bizcochos a cual con mejor pinta que el anterior.

Así que una tarde llegué a casa con ganas de hornear algo rápido epro deliciosos, abrí el libro y la primera receta que apareció fue esta: bizcocho vegano.

Y ahora a lo mejor estáis pensando... ¿y a mi qué un bizcocho vegano? Yo soy vegetariana, no vegana, así que este tema tampoco lo tengo muy abordado, pero os voy a dar dos razones por las que tenéis que hacer este bizcocho. Primero, está rico no, lo siguiente. Es un bizcocho esponjoso y jugoso a más no poder. Y punto número dos... ¿cuantas veces habéis querido hacer un bizcocho pero os faltaban los huevos? Pues este no lleva. Ni mantequilla - aunque lleva leche y yogur de soja, que a lo mejor tampoco tenéis :(.


Sea como sea, os animo a buscar los ingredientes si no tenéis en casa y hornear uno. Se hace en un pis pas y es una opción buenísima para el desayuno o la merienda, así que os dejo la receta y espero que lo probéis en breve. ¡Luego me contáis!

BIZCOCHO VEGANO

Ingredientes

  • 1 yogur de soja natural
  • 125 gr de leche de soja
  • 100 gr de aceite de girasol
  • 220 gr de harina
  • 200 gr de azúcar moreno
  • 12 gr de levadura química (tipo Royal)
  • La ralladura de la piel de un limón (opcional)
Precalentamos el horno a 170º y engrasamos el molde que vayamos a usar (redondo- 20 cm aprox, rectangular - 25 cm aprox, el que prefiráis)

Batimos juntos el aceite, la leche y el yogur de soja hasta que estén integrados. En un bol aparte, mezclamos la harina, el azúcar, la levadura y la ralladura de limón. Añadimos a la mezcla líquida y batimos sólo hasta que esté integrado.

Ponemos la masa en el molde y horneamos unos 35-40 minutos, hasta que al introducir un palillo éste salga limpio.

Dejamos enfriar un poco, desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla




domingo, 8 de febrero de 2015

Bundt Cake de jengibre

Ya sé que jengibre suena a Navidad y que de eso ya hace más de un mes pero en ningún sitio está escrito que debamos apartar el jengibre de nuestros postres a partir del 25 de diciembre, ¿no?


Este bundt es fácil de hacer, queda delicioso, y el jengibre le da un pequeño toque. Si os apasiona el jengibre, no os cortéis y ponedle un poco más, o más canela... Al gusto. O si no os gusta el jengibre no se lo pongáis. Os va a quedar igual de delicioso, y es muy fácil de hacer.


Como siempre que una receta incluye buttermilk, si no tenéis manera de conseguirlo, simplemente añadid una cucharada de vinagre o zumo de limón a la leche, removed y dejad reposar 10 minutos. La receta de hoy, basada en ésta del blog "Cocinando con Catman"


BUNDT CAKE DE JENGIBRE

Ingredientes:
  • 410 gr de harina bizcochona (con levadura)
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 gr de azúcar
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 240 ml de buttermilk
  • 1 teaspoon de jengibre en polvo
  • 1 teaspoon de canela en polvo
Precalentamos el horno a 200º.

En el bol de la batidora, batimos bien el azúcar y la mantequilla hasta que estén integrados y haya emblanquecido la mezcla. Añadimos los huevos uno a uno, esperando a que se hayan incorporado bien antes de añadir el siguiente.
En un bol aparte, mezclamos la harina con la canela y el jengibre y lo añadimos a la mezcla que teníamos poco a poco sin dejar de batir. Finalmente, añadimos, también poco a poco, la buttermilk.
Engrasamos bien el molde de bundt, vertemos la masa y horneamos unos 40-45 minutos (siempre dependiendo del horno), hasta que al introducir un palillo salga limpio.
Sacamos del horno, esperamos a que se temple un poco (unos 10 minutos aproximadamente) y desmoldamos sobre una rejilla.



domingo, 1 de febrero de 2015

Cheesecake con chocolate

Señoras y señores, tengo el placer de presentarles... ¡¡mi primer cheesecake!! Ya os digo ahora mismo que no será el último. Madre mía, ¿como he podido tardar tanto en hacer uno?


Cuando voy a comer, si no pido algo de chocolate, el cheesecake es siempre mi primera opción. Pero a pesar de haber comido muchos en mi vida, no me había aventurado a hacerlo yo misma. Hasta ahora. Creo que es uno de los postres más fáciles y más ricos de hacer. Aunque el tiempo de elaboración es largo, la mayoría del rato es tiempo de reposos y horneado, así que nos permite ir haciendo otras cosas mientras preparamos el cheesecake. Además, aguanta muy bien en la nevera y es ideal (casi obligado) para hacerlo de un día para otro. La receta está basada en esta del blog Bake at 350.


CHEESECAKE CON CHOCOLATE

Ingredientes:

  Para la base:
  • 130 gr de galletas digestive trituradas
  • 35 gr de cacao en polvo sin azúcar
  • 75 gr de azúcar
  • 75 gr de mantequilla
  Para el cheesecake:
  • 240 gr de queso para untar (tipo Philadelphia)
  • 400 gr de leche condensada
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 2 teaspoon de extracto de vainilla
  • 5 gr de harina
  Para la cobertura:
  • 200 ml de nata para montar
  • 200 gr de chocolate 50% cacao mínimo
Engrasamos un molde desmoldable de 20-22 cm con spray, cubriendo la base con papel de horno. Fundimos la mantequilla en el microondas o al baño maría con cuidado que no se queme, y la mezclamos bien con el azúcar, las galletas y el cacao. Cubrimos con esta mezcla la base del molde, presionando bien toda la superficie. Dejamos reposar en la nevera un ratito.

Precalentamos el horno a 150º.

Para preparar la tarta de queso en sí, batimos un poco la crema de queso, añadimos la leche condensada poco a poco, sin dejar de batir. Añadimos los huevos, de uno en uno y la vainilla, hasta que estén integrados. Finalmente añadimos la harina.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante una hora. Pasado este tiempo, apagamos el horno y dejamos la tarta dentro durante una hora más. Como cada horno es un mundo, y la repostería no es una ciencia exacta, id controlando la tarta durante el reposo con el horno apagado, ya que si os pasáis de tiempo se encogerá y se separará de los bordes. Así que si después de, por ejemplo, 45 minutos, veis que la tarta se empieza a despegar del molde, podéis sacarla ya.

Una vez fuera del horno, esperad a que se enfríe del todo antes de meterlo en la nevera. Refrigerar durante dos horas como mínimo.

Mientras se enfría la tarta, preparamos la cobertura. Calentamos la nata y añadimos el chococlate en trocitos. removemos hasta que esté completamente integrado. Dejamos enfríar completamente antes de ponerlo sobre la tarta.





viernes, 16 de enero de 2015

Recuerdos de infancia: Torta de Aranda

Dentro de los propósitos de año nuevo en lo que al blog y al hornear se refiera es ponerme con el tema del pan. Con lo que disfruto de un buen pan y me paso el día comiendo baguettes de supermercado, de esas que sólo están buenas diez minutos después de salir del horno. Así que he empezado el año con un reto que hace tiempo que tenía en mente: la torta de Aranda.


Para los que no conozcáis este pan, os diré que es increíblemente sabroso, ya que lleva aceite de oliva en su elaboración. De pequeña, cada verano, cuando íbamos a Burgos a ver a mi abuela, me hinchaba a comer torta de estas. Son de esos sabores que te marcan durante la infancia y que se te gravan en la memoria para siempre.


No es una receta difícil, y aunque la masa es bastante pegajosa no se hace imposible de manipular. Para ser mi primer intento de pan (sin contar los de panificadora), estoy bastante contenta con el resultado. Para la receta, me he basado en la que propone Xavier Barriga en su libro Pan. Seguro que el resultado es mejorable, pero como dicen, la experiencia es la madre de la ciencia. De momento, os animo a que probéis estas tortas.



TORTA DE ARANDA

Ingredientes (para dos tortas pequeñas o una grande):

  • 250 gr de harina panificable
  • 5 gr de sal
  • 150 ml de agua
  • 2.5 gr de levadura fresca
  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra (más un poco más para untar las tortas)
En el bol del amasadora (o en un bol normal si vais a amasar a mano), ponemos todos los ingredientes excepto el aceite y la levadura. Amasamos con el accesorio de gancho 5 minutos a velocidad media-baja. Pasado este tiempo, añadimos poco a poco el aceite sin dejar de amasar. Añadimos la levadura y amasamos unos 3 o 4 minutos más.

Tapamos la masa con un paño húmedo y la dejamos reposar unos 90 minutos. Estas tortas, al llevar poca levadura, no suben mucho,a sí que no os preocupéis si no doblan volumen.

Pasado este tiempo de reposo dividimos la masa en dos si hacemos las dos tortas, y aplanamos con los dedos hasta que forme un círculo de un centímetro y medio de grosor. Colocamos las tortas preferentemente sobre un trapo de lino bien espolvoreado de harina (yo no tengo trapo de lino y lo hice directamente sobre papel de horno - desconozco si es una aberración de la panadería, lo siento ;p). Cubrimos con un paño húmedo para que no se seque la masa, y dejamos fermentar dos horas.

Una vez fermentado, con los dedos hacemos unos hoyos en la masa y pintamos con aceite de oliva.
(En este momento, si por ejemplo preparáis las tortas por la tarde pero queréis tenerlas recién horneadas al día siguiente, podéis taparlas con papel film y dejarlas toda la noche en la nevera. Al día siguiente sólo debéis sacarlas un ratito antes de hornear, volver a pincelar un poco con aceite y hornear)

Precalentamos el horno a 250º, generando vapor (para hacerlo, colocamos una olla con paños mojados). Justo antes de colocar las tortas, pulverizamos las paredes con agua. Colocamos las tortas en la bandeja del horno previamente calentada (o sobre una piedra de hornear si la tenéis), bajamos la temperatura a 210º y horneamos durante 25 minutos.

Sacamos las tortas del horno y las dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.

martes, 6 de enero de 2015

Roscón de Reyes mejorado

Por primera vez desde que tengo el blog y preparo roscones lo he podido hacer tranquilamente, sin acelerar levados en el microondas ni cosas raras. Así pues, este año, aprovechando que podría ver crecer la masa como Dios manda, he decidido cambiar de receta para mejorar la que llevaba haciendo estos últimos años. Ya sé que colgar la receta del Roscón hoy, a estas horas, pues no sirve de mucho, pero oye, para el año que viene nos va a venir de perlas, porque yo, al emnos, el año que viene repito receta sin pensarlo.


Como la aventura del panettone fue tan bien, decidí ir a la misma fuente, el blog de Megasilvita, a por la receta del roscón. Hablando con compañeras de trabajo sobre roscones, una me comentó que ella siempre hace la receta de Iban Yarza, y justo cuando entro en el blog de Megasilvita me encuentro con que la receta de roscón de Reyes que tiene allí está basada, también, en la de Iban Yarza. 


Creo que miles de blogs de repostería hacemos los roscones con esta receta.  os aseguro de que no es para menos. Está increible. Así, sin más. Y es fácil, fácil, fácil. Sólo hay que tener paciencia con los levados y ya está. Yo lo preparé todo ayer, lo he tenido en la nevera toda la noche y lo he horneado esta mañana, y ha quedado perfecto.



ROSCÓN DE REYES

Ingredientes (para un roscón hermoso o dos roscones pequeños)

    Para la masa madre:
  • 90 gr de harina de fuerza
  • 50 gr de leche entera
  • 5 gr de levadura fresca
    Para elaborar el roscón:
  • 340 gr de harina de fuerza
  • 15 gr de agua de azahar
  • 2 huevos grandes
  • 80 gr de azúcar
  • 15 gr de levadura fresca
  • una pizca de sal
  • la ralladura de la piel de una naranja
  • la ralladura de la piel de un limón
  • media cucharadita de canela en polvo
  • 100 gr de leche entera
  • 60 gr de mantequilla fría
  • la masa madre
    Para decorar:

  • 1 huevo batido (para pincelar el roscón)
  • Fruta escarchada
  • 50 gr de azúcar
  • agua

Empezamos la noche anterior preparando la masa madre. En un bol, mezclamos la harina, la leche y la levadura hasta obtener una masa. Tapamos con papel film y dejamos en la nevera toda la noche.

Al día siguiente preparamos la masa. En la batidora, con el accesorio de gancho, ponemos todos los ingredientes menos la mantequilla y la leche (harina, agua de azahar, huevos, levadura, azúcar, sal, ralladura de naranja  limón, canela y la masa madre). empezamos a batir a velocidad media-baja, e incorporamos la leche poco a poco para que la masa la absorba despacio. Amasamos unos 10 minutos, hasta que nos quede una masa granulosa y un poco pegajosa.

Añadimos la mantequilla frías, cortada en dados, y volvemos a amasar, esta vez, unos quinze minutos, hasta que tengamos una masa fina y lisa.

Engrasamos un bol ligeramente con aceite y dejamos la masa reposar hasta que doble su tamaño (os tardará aproximadamente una hora y media, pero ya sabéis que eso depende mucho del clima donde vivís, temperatura de la habitación, humedad, etc...)

Pasado ese tiempo, desgasificamos la masa presionádola con las manos. Hacemos una bola (o dos, si hacéis dos roscones pequeños( y hacemos un agujero en medio con los dedos. Lo vamos ensanchando con las manos hasta que tenga un buen tamaño. Para que no se nos cierre, podemos poner una aro metálico o una bola de papel de plata (aunque si hacéis el roscón grande y un buen agujero seguramente no se llegará a cerrar).

Volemos a dejar reposar otra hora y media más mas o menos. Mientras tanto, preparamos el azúcar para decorar. Añadimos agua muy poco a poco hasta que podamos coger "montoncitos" de azúcar con las manos.

Pasado el tiempo de reposo, pincelamos el roscón con el huevo batido con cuidado con un pincel de silicona, sin presionar. Añadimos las frutas escarchadas y el azúcar y horneamos en el horno precalentado a 180º unos 25 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Si vais a hornear el roscón al día siguiente, después del segundo tiempo de reposo, pincelamos el roscón con huevo con mucho cuidado, lo tapamos con papel film y lo dejamos en la nevera toda la noche. A la mañana siguiente seguimos los pasos para decorar y hornear, volviendo a pincelar el roscón.

Y aunque ya haya pasado Reyes... un roscón recién hecho el domingo por la mañana no es mala idea, ¿no?


jueves, 1 de enero de 2015

¡Feliz 2015!

El otro día, al entrar en el blog, me dí cuenta de que realmente lo he tenido muy descuidado este año. Aunque no he horneado tanto como otros años, tengo unas cuantas recetas fotografiadas y sin colgar. Así que el propósito de año nuevo es claro: colgar todo lo que tengo pendiente y subir las cosas más a menudo. Me niego a acabar el 2015 con sólo cinco entradas en el blog como este año.

Y empiezo aplicándome el cuento, sobretodo porque estas galletas o salen hoy... o quedan desfasadísimas!


Ha sido mi primer intento con impresión en papel de azúcar, y la verdad es que me ha encantado el resultado. Dudaba si poner las galletas sobre fondant o no. Al final me decidí por un fondant de chocolate que creía que quedaría bien con los colores de las galletas, pero cuando lo puse junto los dibujos vi que el marrón del fondant no acababa de cuadrar. Pensé en teñirlo para lograr un tono granatoso, y justo cuando estaba a cogiendo el bote de colorante Super Red vi el colorante en polvo dorado y vi la luz: "No voy a teñir, voy a pintar!". Y dicho y hecho.


Para cortar el papel de azúcar, como no me fiaba un pelo de mi pulso y mi habilidad de recorte, opté por un troquel. ¿Os gusta le resultado?


¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!