viernes, 26 de diciembre de 2014

Felices Fiestas... con un panettone!

Primero de todo... ¡¡Felices Fiestas a todos!! Espero que estéis pasando estos días de la mejor manera posible en buena compañía.

Como aún queda alguna comilona por delante, os animo a probar este panettone.
El año pasado lo descarté, más que por el tiempo de preparación, que aunque no es mucho requiere largos tiempos de levado, sino por el tema del enfriado. Porque resulta que los panettones, cuando los sacas del horno hay que enfriarlos¡¡ boca abajo!! ¡¡Colgados de un palillo para brochetas!! Y la verdad es que yo, esa parte, no la veía muy clara. A eso había que añadirle que no tenía molde, en fin.. que me quedé con ganas de panettone y busqué una opción en panificadora que resultó ser un auténtico desastre.

Este año no tenía intención de hornear ninguno, pero con una compañera de trabajo empezamos a hablar del tema, ella compró un pack de cinco moldes y acabé llevándome un par a casa, junto con la receta de panettone de Megasilvita, que parecía bastante asequible.


La verdad es que no es nada complicado de hacer, siempre y cuando tengas una buena amasadora eeléctrica que vaya haciendo. Nunca había hecho ninguna masa tipo pan con la Kitchenaid (sólo la masa de las galletas), y me enamorado de ella más aún de lo que ya estaba, Es fantástica, hace todo el trabajo y realmente lo único que hay que hacer es acabar el amasado durante un par de minutos. La receta requiere mucha más paciencia que maña. Os la dejo aquí debajo, aunque en el blog de Megasilvita tenéis una explicación paso a paso mucho mejor de las que yo os pueda dar.


PANETTONE CON CHIPS DE CHOCOLATE

Ingredientes:

Para el poolish:

  • 250 gr de harina de fuerza
  • 8 gr de levadura seca de panadero
  • 250 ml de agua
Para la masa:
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 8 gr de levadura seca de panadero
  • 150 gr de azúcar
  • 200 de mantequilla fría
  • 2 huevos y 2 yemas (más un huevo para pintar)
  • 100 gr de leche 
  • un poco de sal
  • 100 gr de chips de chocolate
Empezamos preparando el poolish la noche anterior. Mezclamos la harina, el agua y la levaedura en un bol hondo, tapamos con papel film y dejamos fermentar toda la noche. Al día siguiente habrá aumentado de tamaño y tendrá burbujas en la superficie.

Para prepara la masa del panettone, ponemos todos los ingredientes menos el poolish, la mantequilla y la leche en el bol de la batidora con el gancho de amasar. Empezamos a amasar a velocidad media, añadiendo la leche en forma de hilillo, y seguimos amasando unos 10 minutos.

Añadimos la mantequilla a dados y amasamos otros 10 minutos. Después, agregamos el poolish y volvemos a amasar, esta vez unos 15 minutos. El final del amasado es mejor hacerlo a mano, estirando la masa y doblándola sobre sí misma varias veces, hasta que al estirarla esté lo suficientemente elástica para que quede un poco traslúcida sin romperse. Cuando esté lista dividiremos la masa en dos. Estiraremos una mitad y colocaremos la mitad de las chips de chocolate. Estiramos la otra mitad, la colocamos encima de la primera y colocamos el restos de las chips. Juntamos la masa intentando que no se nos salgan las chips. 
Una vez hecho esto ponemos la masa en el molde de panettone, llenándolo sólo hasta la mitad. Mis moldes eran de 17 cm de diámetro y salieron dos panettones.

Ahora toca armarse de paciencia y esperar a que el panettone suba hasta el borde del molde. El tiempo dependerá mucho del clima, la temperatura, la humedad... Yo los tuve cuatro horas. 

Ahora sólo toca hornear. Precalentamos el horno a 180º y horneamos unos 30-35 minutos, como siempre, dependiendo del horno. Y ahora viene lo que parece muy complicado pero no lo es tanto. El enfriado del panettone, que debe hacerse boca abajo para que no baje. Clavamos una brocheta atravesando todo el panettone y lo dejamos colgando. Yo usé un par de cajas a lado y lado del panettone, y aunque no las tenía todas, aquello aguantó sin problemas.



martes, 28 de octubre de 2014

Bundt Cake de limón con doble glaseado

Rápido, fácil... y delicioso.

A veces no hay que complicarse la vida, aunque tendemos a pensar que aquello más complicado, más elaborado y trabajado será mejor que algo que podamos preparar en un poco más de una hora.


Las tartas de cumpleaños para mi madre han sido un buen ejemplo de la evolución que he ido teniendo en esto de la repostería. Empecé en el 2011, con 5 meses de experiencia en esto de la repostería creativa, muchas ganas pero poca técnica, con lo que terminé con una tarta horrible que acabé por rediseñar a última hora con fondant, y que acabó siendo una tarta medio decente. En 2012, un poco más curtida, y habiendo hecho ya mis primeros pinitos en esto de las flores de azúcar, hice una tarta bastante más elegante y mejor ejecutada que el año anterior. Y el año pasado, con esto del fondant ya bastante dominado me decanté por una tarta temática sobre patchwork que creo que quedó bastante resultona.
Así que este año tocaba superarse. Tenía una idea bastante clara de lo que quería hacer, pero el tiempo se me echó encima, y me quedé sin ninguna posibilidad de hacer una tarta decorada decente.



Así que empecé a buscar alternativas que me permitiesen hacer una postre que, al menos, de sabor, estuviese a la altura de las circunstancias. La primera idea era un layer cake, pero por problemas de transporte tuve que buscar algo aún más sencillo. Un bundt cake era perfecto. Y ya que estábamos, era un buen momento para huir del típico chocolate y probar algún sabor más: limón. el resultado es un bundt cake super esponjoso que queda rico no, lo siguiente. Triunfó mucho más que cualquier tarta de fondant, y aunque no arrancó exclamaciones por su aspecto, el hecho de que entre cinco personas nos comiésemos más de la mitad deja claro de que triunfó el sabor.

La receta del bund la he adaptado de éste bund de limón del blog "Sprinkle some sugar", y para el glaseado de vainilla me he basado en el que usan para decorar este otro bund cake de limon de "White on Rice Couple". Con los cambios que he hecho en la receta queda un bizcocho esponjoso y húmedo pero compacto, con lo que funcionará perfectamente para un layer cake o para un tarta cubierta con fondant.


BUNDT CAKE DE LIMÓN CON DOBLE GLASEADO

Ingredientes:

Para el bundt:

  • 290 gr de harina
  • 2 1/4 teaspoon de levadura
  • 1/2 teaspoon de sal
  • 4 huevos
  • 400 gr de azúcar
  • 1 teaspoon de extracto de vainilla
  • la ralladura de la piel de un limón
  • 40 ml de zumo de limón
  • 140 gr de mantequilla
  • 200 ml de nata para montar
Para el primer glaseado:
  • 180 gr de azúcar glass
  • 50 ml de zumo de limon
Para el segundo glaseado:
  • 120 gr de azúcar glass
  • 1 teaspoon de extracto de vainilla
  • 30-40 ml de nata líquida
Precalentamos el horno a 175º con calor arriba y abajo y engrasamos bien un molde de bundt cake. (yo usó un aceite en spray, es lo mejor y lo más eficaz que he probado)

Mezclamos los ingredientes secos en un bol y reservamos. 
En el bol de la batidora, batimos los huevos y añadimos el azúcar poco a poco. Sin dejar de batir, añadimos la vainilla, la ralladura y el zumo de limón. Poco a poco incorporamos los ingredientes secos.
En un cazo pequeño ponemos a fuego medio la mantequilla y la nata, hasta que la matequilla se haya deshecho por completo, y lo añadimos a la mezcla que ya teníamos.
Ponemos la masa en el molde de bund y horneamos unos 25 minutos. Ponemos el horno sólo con calor abajo y dejamos unos 20-25 minutos más, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.
Sacamos el molde del horno y lo dejamos reposar no más de 10 minutos. Le damos la vuelta sobre una rejilla, desmoldamos con cuidado y lo vamos dejando enfríar.

Mientras, preparamos el primer glaseado de limón. Mezclamos el zumo con el azúcar removiendo bien con unas varillas, y con el bundt aún templado, echamos el glaseado por encima.

Una vez que el bundt esté frío, preparamos el glaseado final. Con las varillas, mezclamos la nata, la vainilla y el azúcar glass. Podéis jugar con añadir mas o menos azúcar o más o menos nata para conseguir una consistencia más líquida o más espesa según prefiráis. Cubrimos el bunt cake con el glaseado y ya estará listo para servir.

domingo, 19 de octubre de 2014

Los Cupcakes de Chocolate Definitivos

He vuelto. Y me vais a perdonar mi ausencia en cuanto horneéis estos cupcakes. De verdad.


No hagáis como yo y digáis.. bah, otra receta de cupcakes de chocolate, No. Tenéis que hacer esta receta de chocolate porque es LA RECETA de cupcakes de chocolate de la mano de Peggy Porschen, que después de estos cupcakes se ha ganado mi adoración hasta el final de los tiempos.


Todo empezó la semana pasada en una escapada a Londres, donde me escapé a hacer un visita a la Hummingbird Bakery y otra al salón de té de Peggy Porschen. En la Hummingurd me zampé un red velvet delicioso, pero lo de Peggy... Estuve mirando y remirando, y al final pensé, vamos a probar algo básico... chocolate. ¡Y acerté! no es sólo un cupcakes de chocolate. El bizcocho es fantástico pero la buttercream es sublime. El hecho de que se sustituya parte de la mantequilla con crema de queso hace que sea mucho menos empalagoso, y las proporciones son tan perfectas que nadie diría que lleva queso.

Así que aquí os dejo como lo hice yo, y os animo a probarlo ¡pero ya! ¡No os vais a arrepentir!


CUPCAKES DE CHOCOLATE
(para unos 20-24 cupcakes)

Ingredientes:

Para la masa:

  • 105 gr de mantequilla
  • 285 gr de azúcar moreno
  • 2 huevos grandes
  • 180 gr de harina
  • 1/2 teaspoon de levadura química
  • 1/2 teaspoon de bicarbonato sódico
  • 8 gr de caco en polvo sin azúcar
  • 125 gr de chocolate (yo he usado Lindt 70% Cacao especial postres, pero podéis usar cualquier chocolate para postres, mejor si tiene más del 50% de cacao)
  • 165 ml de leche
Para la cobertura:
  • 200 gr de mantequilla
  • 200 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 500 gr de icing sugar (o azúcar glass, pero es preferible el icing sugar que es más fino)
  • 280 gr de ganache de chocolate (para el ganache de chocolate, mezclamos 150 gr de chocolate de cobertura con 150 ml de nata para montar, muy caliente, removemos hasta que el chocolate se haya deshecho completamente y dejamos reposar hasta que esté frío y tenga una textura consistente - si no queréis apurar tanto la medida, podéis hacer un poco más de ganache, siempre manteniendo la proporción 1/1 - yo hice 200 gr de chocolate y 200 ml de nata para montar, y me sobró un poco pero no tuve que apurar el bol para hacer la cobertura)

Antes de empezar, tened en cuenta dos cosas:

1- El ganache debe estar completamente frío antes de incorporarlo a la mezcla para la cobertura.
2- Esta cobertura necesita reposar en la nevera un buen rato para poder usarla con la manga

Esto significa que, aunque la receta no es laboriosa, necesita dos tandas de reposado, con lo cual necesitaréis tiempo. Yo recomiendo hacer el ganache el día anterior. El día de autos hacéis primero la cobertura y la dejáis reposar mientras horneáis los cupcakes. Así, sólo tenéis que esperar a que estos estén fríos para decorar.

Preparación de la masa:

Precalentamos el horno a 170º y preparamos los moldes con sus correspondientes cápsulas para cupcakes.

En el bol de la batidora, mezclamos la mantequilla con la mitad del azúcar, hasta que esté bien integrado. En un bol, batimos los huevos y los añadimos poco a poco a la mezcla de mantequilla.
Tamizamos la harina junto con el cacao, la levadura y el bicarbonato y lo añadimos a la mezcla.

En un cazo, calentamos la leche junto con el azúcar restante y el chocolate, removiendo constantemente con unas varillas hasta tener una mezcla homogénea. Añadimos poco a poco a la mezcla que teníamos batiendo suavemente. Pasamos una espátula por el fondo del bol para comprobar que esta bien mezclado, y rellenamos nuestros moldes.

Horneamos unos 15 minutos (pueden tardar hasta 20 minutos, dependiendo del horno), hasta que al insertar un palillo éste saga limpio pero húmedo (o incluso con pequeños rastos de mas, ya que esté bizcocho es muy húmedo)

Dejamos enfriar antes de decorar.

Preparación de la cobertura:

Batimos el queso crema hasta "suavizar" su textura y reservamos.
Batimos la mantequilla junto con un tercio del azúcar. Añadimos otra tercera parte y luego la última, batiendo siempre a velocidad media-alta hasta que tengamos una mezcla con textura suave y una color más pálido. Añadimos el queso crema poco a poco y batimos bien hasta que quede bien integrado (es conveniente "repasar" los bordes y el fondo del bol con una espátula para que no queden trozos de mantequilla sin mezclar).
Finalmente, sin dejar de batir, añadimos el ganache poco a poco.
Dejamos reposar en la nevera para que adquiera firmeza y podamos manejarlo en la manga para decorar los cupcakes (mínimo una hora).

sábado, 28 de junio de 2014

¡¡He vuelto... y con coca con chocolate!!

Vale, vale, no tengo perdón... La última entrada es del 24 de enero, por lo que es más que obvio que he dejado el blog un pelín abandonado. También es cierto que ando muy liada, pero no tanto como para desaparecer 6 meses, aunque a mí esto de escribir muchas veces me da pereza, y claro, o pillo el momento de inspiración o si no, pasa lo que pasa.. En fin, que aquí estoy, y con una coca súper fácil de hacer!


La coca, todo hay que decirlo, está más que digerida. De hecho, hace tanto que hice las fotos que he tenido que mirar y remirar hasta acordarme de que receta usé.


En este caso he usado esta  receta de coca de piñones del blog "Sal i Pebre i Julivert", pero cambiando los piñones por chocolate.


COCA DE AZÚCAR Y CHOCOLATE

Ingredientes:

  • 400 gr de harina
  • 350 gr de azúcar (más lo que queramos para decorar)
  • 4 huevos
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 8 cucharadas de leche
  • 6 cucharadas de agua
  • 6 cucharadas de aceite
  • Ralladura de la piel de un limón
  • Chocolate para decorar (en virutas, fideos...)


Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo.

Mezclamos y tamizamos la harina y la levadura.

En un bol, con unas varillas, o en la batidora,  mezclamos los huevos con el azúcar hasta que esté bien integrado. Añadimos la ralladura de limón, la leche, el agua y el aceite y mezclamos bien. Finalmente incorporamos la mezcla de la harina y la levadura hasta que obtengamos una masa uniforme.

Preparamos un molde rectangular engrasando y cubriendo con papel vegetal. Vertemos la masa en el mode y espolvoreamos con azúcar al gusto. Añadimos (opcional) el chocolate. Podéis cambiar el chocolate por piñones o frutos secos, o simplemente sólo con el azúcar.

Horneamos durante 20 minutos aproximadamente. 





sábado, 25 de enero de 2014

Mi primer ruffle cake

Esta entrada va con retraso, con más de un mes de retraso, pero ya sabéis que yo me acojo siempre al "más vale tarde que nunca" y planto, más de un mes después, lo que fue mi tarta de cumpleaños.


Aunque algunos me dicen que no debería hacer mi propia tarta de cumpleaños, sino recibir una ya hecha, a mi me encanta. Es una tarta para mí, lo que significa absoluta libertad. Aunque ya gozo de esa libertad cuando hago, por ejemplo, tartas para familiares, en esos casos, aunque sea yo quien decide la temática, pienso también en quien va a recibirla. En este caso, me permito hacer lo que me de la gana porque sólo tengo que contentar a mi misma.


La elección de colores fue más producto de la vagancia que de mis preferencias personales. Aunque el rosa no me desgrada, mi intención era hacerla lila, pero llegado el momento iba justa de tiempo y no tenía fondant lila ni tiempo para ponerme a teñir. 


La verdad es que los volantes resultaron ser bastante más fáciles de lo que parecían, y eso que los hice con prisas. Un día haré una con muuuuchos más volantes y más currados (si es que un día consigo cumplir con los tiempos que me planifico a la hora de hacer una tarta)


Y por último, pero no menos importante... la tarta en sí. Bizcocho de limón (con la receta del libro Cupcakes from the Primrose Bakery), rellenos de ganache de chocolate blanco con frambuesas y cubierto de ganache de chocolate blanco. Una combinación que os recomiendo que probéis. Os dejo la receta aquí abajo.


TARTA DE LIMÓN Y FRAMBUESAS CON CHOCOLATE BLANCO

Ingredientes,

   para el bizcocho (dos discos de 16 cm)

  • 225 gr de azúcar
  • 225 gr de harina bizcochona (con levadura incorporada)
  • 225 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 25 gr de harina fina de maiz (Maicena o similar)
  • 4 huevos
  • el zumo y la ralladura de la piel de dos limones grandes
  • 1 1/2 de levadura química
   para el ganache de frambuesas:
  • 50 ml de mata para montar
  • 100 gr de chocolate blanco
  • 50 gr de frambuesas troceadas
   para el ganache de chocolate blanco (para cubrir la tarta):
  • 400 gr de chocolate blanco
  • 150 ml de nata para montar
Empezamos preparando el ganache. Calentamos la nata en el microondas, en dos boles diferentes, 40 segundos para el ganache de frambuesas y un minuto y medio para el ganche normal. Añadimos el chocolate y removemos con unas varillas hasta que se haya integrado completamente.Una vez templado, añadimos las frambuesas. Dejamos reposar.

Para preparar los bizcochos, precalentamos el horno a 170º. Batimos el azúcar con la mantequilla. En un bol a parte, mezclamos los ingredientes secos. Añadimos los huevos a la mezcla de mantequilla, uno a uno alternando con los ingredientes secos, y finalmente añadimos el zumo de limón.

Dividimos la masa en dos moldes que habremos engrasado previamente y horneamos  duranmte unos 25-30 minutos, como siempre, dependiendo de nuestro horno.

Dejamos reposar hasta que los moldes no estén calientes al tacto, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Montamos la tarta colocando el relleno de ganache de frambuesas y cubrimos con el chocolate blanco. Si no queremos decorar la tarta con fondant, podemos usar unas frambuesas para decorarla.