sábado, 30 de marzo de 2013

(Mi particular) Mona de Pascua

Ya volvemos a estar en semana santa y es tiempo, entre otras cosas, de monas.


Y aunque la mona tradicional, que no se parece en nada a muchas de las que vemos ahora, no lleva chocolate, yo soy incapaz de pensar en una mona sin cacao. Así que este año aprovecho la excusa de la mona para chocolatear a tope un tarta, que de mona tiene bien poco pero no creo que nadie le vaya a hacer ascos, ¿no?


En este caso, me he basado en una receta de tarta de chocolate del último libro de Peggy Porschen, Boutique Baking, que hace ya unos meses que estaba en la estantería "sin estrenar", pero cambiando las cantidades y el relleno para convertirla en una tarta de dos chocolates.


La receta original es para hacer tres bizcochos cuadrados, pero yo la he adaptado para sacar dos bizcochos redondos. A parte de eso, he cambiado el rellenos de ganache de chocolate por chocolate blanco, y es que el chocolate blanco me pierde, y no puedo evitar colarlo siempre que tengo ocasión. ¿Os apuntáis?


TARTA DE DOS CHOCOLATES

Ingredientes
   
     para el bizcocho (2 discos de 20cm):
  • 190 gr de chocolate de cobertura
  • 250 ml de leche
  • 425 gr de azúcar moreno
  • 160 gr de mantequilla
  • 3 huevos
  • 275 gr de harina
  • 3/4 cucharadita (teaspoon) de bicarbonato sódico
  • 3/4 cucharadita (teaspoon) de levadura química
  • 12 gr de cacao en polvo sin azúcar
  • Una pizca de sal
    
     para el ganache de chocolate:
  • 200 ml de nata para montar
  • 200 gr de chocolate de cobertura

        para el ganache de chocolateblanco:
  • 225 gr de chocolate blanco
  • 75  ml de nata para montar 
  • Huevos de chocolate blanco para decorar.

Preparación

Es recomendable prepara el bizcocho el día antes y dejarlo reposar toda la noche en la nevera.


Precalentamos el horno a 160º y engrasamos los dos moldes de 20cm. Es muy recomendable para este tipo de bizcocho forrar la base del molde con papel de horno antiadherente, para conseguir un desmoldado perfecto.
En un cazo, ponemos la leche, el chocolate y 215 gr del azúcar hasta que llegue a hervir, mezclando con una espátula hasta tener una mezcla homogénea. Retiramos del fuego.
En el bol de la batidora, mezclamos la mantequilla con el azúcar sobrante (2010 gr) y batimos hasta lograr una mezcla cremosa.
En un bol aparte, batimos ligeramente los huevos y los añadimos poco a poco a la mezcla de mantequilla sin dejar de batir.
Tamizamos la harina, el cacao, el bicarbonato, la levadura y la sal y lo añadimos a la mezcla de mantequilla en dos tandas, batiendo despacio hasta que todo esté bien integrado.
Finalmente, con la batidora en velocidad baja, añadimos la mezcla de chocolate muy despacio, dejando caer un hilo de la mezcla de chocolate. Acabamos de remover la mezcla para asegurarnos que queda todo bien mezclado y vertemos en los moldes.
Horneamos unos 30-40 minutos hasta que los bordes empiecen a desprenderse del molde.
Dejamos enfriar y desmoldamos con mucho cuidado, ya que este bizcocho es muy frágil, de ahí que sea mejor dejarlo reposar toda la noche en la nevera para que coja consistencia para montar la tarta.

El ganache también es conveniente prepararlo unas hora antes para que se asiente y se más fácil de manejar.

Para prepara los ganaches, (cada uno por separado) calentamos la nata en el microondas durante un minuto y medio aproximadamente, añadimos el chocolate troceado y removemos con unas varillas hasta que se haya disuelto completamente. Dejamos reposar.

Para montar la tarta, nivelamos los bizcochos si es necesario. Colocamos el primer bizcocho y cubrimos con una buena capa de ganache de chocolate blanco. Colocamos el otro bizcocho con la parte de abajo hacia arriba para tener un acabado más liso, y cubrimos completamente con el ganache de chocolate negro. Refrigeramos durante una hora más o menos y lo sacamos para alisar la superficie. Estos lo hacemos mojando una espátula en agua muy caliente. Secamos bien la espátula y la pasamos por encima del ganache, haciendo que la superficie quede lisa.Repetimos hasta que nos guste el resultado. Ponemos el ganache restante en una manga pastelera (puede ser el blanco, el negro o los dos, yo he usado sólo el negro pero con las cantidades que he puesto os tiene que sobrar del blanco también) y decoramos la base de la tarta y el borde superior. Acabamos la decoración colocando los huevos de chocolate.

Esta tarta hay que servirla a temperatura ambiente, ya que el ganache se endurece con el frío. Si la hacéis de un día para otro, podéis guardarla en la nevera pero sacadla unas horas antes (en función de la temperatura y la época del año)

6 comentarios:

  1. Que chula te ha quedado!! Mandame un trocito!!

    ResponderEliminar
  2. Una auténtica delicia de tarta! Sólo hay que verla...riquísima! Bicos :)

    ResponderEliminar
  3. Uy, yo también adoro el chocolate blanco, qué rico!
    Te ha quedado una tarta preciosa!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. ME HA ENCANTADO!!!! LA HARE DE TODAS TODAS!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Uf!! Qué pinta tiene!!!! Nos quedamos por aquí para seguir viendo tooodas las cosas que haces!! :)

    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. que delicia de tarta se ve riquisima,, x cierto me uno a tu blog,, ya estoy tambien en face,, saludossss

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario! Me hace mucha ilusión leerlos y saber vuestra opinión!!