miércoles, 25 de diciembre de 2013

El pastel de chocolate más fácil del mundo

Este año debo de haber batido algún récord. Seguro. He preparado, nada más y nada menos que tres tartas para mi cumpleaños. No una, ni dos, sino tres. Así que empezamos la serie con la que ha sido, sin duda, la más fácil de todas, pero no por ello la menos rica (de hecho, es de esas que te hacen plantear porque te lías con recetas raras con miles de pasos si en 10 minutos tienes una delicia como esta preparada)


Necesitaba una receta fácil pero sobretodo rápida porque no iba a tener mucho tiempo para prepararla. En caso de emergencia, siempre se puede usar la infalible receta del bizcocho de yogur, pero desde que tengo el blog soy bastante reticente a repetir recetas.


Así que buscando buscando encontré en el blog "5 Second Rule" una receta destinada a "perezosos o emergencias". Bueno, mi problema no era la pereza, sino el tiempo, pero aquello de para emergencias sonaba muy bien. 


La receta sólo tiene un pequeño problema (si es que se le puede llamar problema), y es que uno de los ingredientes principales es la nata agria, y es bastante complicado que la tengamos en la nevera por casualidad. Yo la compré expresamente en Lidl (la encontraréis en la zona de los yogures, de la marca Milbona, se llama Schmand), aunque se puede hacer casera (si buscáis en google encontraréis miles de recetas). Si no tenéis y no queréis liaros a hacerla, la podéis substituir por la misma cantidad de yogur.


TARTA DE CHOCOLATE RÁPIDA

    Ingredientes:

Para el bizcocho
  • 125 gr harina
  • 20 gr cacao en polvo sin azúcar
  • 150 gr azúcar
  • 1 cucharadita (teaspoon) / 4 gr de levadura química
  • 1/4 cucharadita (teaspoon) bicarbonato sódico
  • 1/4cucharadita (teaspoon) sal
  • 45 gr mantequilla ligeramente derretida
  • 50 gr nata agria
  • 115 gr leche
  • 1 huevo
  • 1 teaspoon extracto de vainilla
  • 45 gr de chips de chocolate

Para la cobertura
  • 75 ml de nata para montar
  • 75 gr de chocolate fondant, cortado en pequeños trozos
Precalentamos el horno a 160º y engrasamos un molde de 20 cm de diámetro.

En un bol (el de la batidora o uno normal, ya que esta receta la podéis realizar a mano sin problemas), tamizamos la harina, el cacao en polvo, la levadura, el bicarbonato y la sal. Añadimos la mantequilla, la nata, la leche, el huevo, el extracto de vainilla y mezclamos bien a velocidad media-baja si lo hacemos con la batidora o usando una espátula si lo hacemos a mano.

Ponemos la mezcla en el molde y horneamos unos 30 - 35 minutos (como siempre, dependiendo de vuestro horno), hasta que el insertar un palillo en el centro éste salga limpio.Sacamos del horno y dejamos reposar en el molde unos 10 minutos. Luego desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para preparar la cobertura calentamos unos 40 segundos la nata en el microondas, añadimos el chocolate y mezclamos con unas varillas hasta que este completamente derretido. Dejamos templara y cubrimos la tarta por encima con ayuda de una espátula.




domingo, 8 de diciembre de 2013

Seis minutos y una galleta

Ya sabemos que Internet es una fuente inagotable de conocimientos, pero aún así, no deja de sorprenderme. Y hoy, paseando por unas cuantas webs buscando recetas de bizcocho de limón (para acordarme luego de que tengo una del libro de la Primrose Bakery que seguro que me irá de perlas), he encontrado eso: Chocolate Chip Cookie in a Cup. Lo primero que me ha venido a la mente ha sido: "tengo que probarlo y ver si funciona".

Y sí. Funciona.


No tiene peros. Ni uno. De verdad. Es una receta rápida, fácil, limpia y lo más importante, rica no, riquísima.


Bueno, sí, uno. Pero no cuenta. Como la taza es honda las fotos no quedan bien. Pero eso a vosotros os da igual, ¿no?



GALLETA CON CHIPS DE CHOCOLATE EN TAZA (en microondas)

Ingredientes:
  • 15 gr (1 tablespoon) de mantequilla
  • 15 gr (1 tablespoon) de azúcar blanco
  • 15 gr (1 tablespoon) de azúcar moreno
  • 1/4 teaspoon de extracto de vainilla
  • Una yema de huevo
  • 28 gr (algo menos de 1/4 de taza) de harina
  • 2 cucharadas (tablespoon) de chips de chocolate
Lo prepararemos todo en la misma taza.

Derretimos durante 20 segundos la mantequilla en el microondas. Añadimos los azúcares y la vainilla y removemos. Añadimos la yema de huevo y mezclamos bien. Añadimos la harina y volvemos a mezclar. Por último, añadimos las chips de chocolate y removemos para mezclarlas con la masa.

Ponemos la taza con la mezcla en el microondas durante 60 segundos a 800W.

Y ya está. 

Dejamos enfriar hasta que este tibio y devoramos sin piedad.


domingo, 24 de noviembre de 2013

BCN & CAKE 2013

El año pasado, por motivos varios, no pude asistir a la primera edición del Bcn & Cake (aunque visto el follón que hubo casi mejor, bufff!!). Pero este año sí que sí, el viernes por la mañana allí estaba.


Supongo (y a juzgar por las fotos creo que supongo bien) que el viernes se pudo disfrutar de la feria con más tranquilidad que el fin de semana, aunque por lo que he leído este año no se han producido las aglomeraciones de la anterior edición.

Así de primeras deciros que la cantidad de stands era brutal, nos tiramos dos horas para verlos todos y parando muy poquito en cada uno. Se podía comprar de todo y más, y en la mayoría hacían descuentos (por si os lo estáis preguntando, he sido muy muy buena y no he caído en la compulsividad que me caracteriza - aunque quizá se debe a que empiezo a tener serios problemas para guardar todos los trastos)

No hice ningún curso pero las demostraciones y charlas en el espacio "Ágora Creativa" estaban muy bien, y ver a Mitch Turner desde la primera fila no tiene precio (y poder hablar con ella cuando acabó la presentación, ¡tampoco!)





Quizá el único pero que ha habido ha sido el tema de los concursos, ya que algunos de ellos (galletas y cupcakes) han quedado desiertos. En la categoría de galletas sólo se habían presentado tres trabajos, pero en la categoría de cupcakes habían bastantes más. Desconozco el porqué de de estas decisiones.

Lo que más me ha sorprendido es que no se haya otorgado primer premio en la categoría de tartas de bodas, porque a mi parecer el nivelazo era indiscutible. Las dos primeras fotos son del tercer y segundo premio.
Las flores presentadas a concurso eran espectaculares....
 Y las tartas en la categoría de temática cuentos infantiles también (aquí si que hubo primer, segundo y tercer premio- tal y como las veis en la foto, de izquierda a derecha)

Esto es sólo una pequeña muestra, el año que viene me tocará haceros un reportaje más extenso, pero es q e me olvidé la cámara en casa y el móvil da lo que da... :S

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Patchwork de azúcar (y chocolate blanco)

Buff, casi un mes sin publicar... y lo que es peor, con una tarta preparada para ser enseñada guardada en el ordenador... Menos mal que hice una previa en facebook... En fin, aquí está:


El pasado 27 de octubre fue el cumple de mi mami, y como está acabando su primer proyecto de patchwork pensé que sería un buen tema para la tarta, así, manos a la obra me lié a recortar cuadritos de fondant para hacer una colcha.


La verdad es que es muy resultona y no es muy muy complicada de hacer (después de la tarta-maceta todo me parece fácil).


La tarta estaba hecha de bizcocho de chocolate blanco, relleno de mermelada de frambuesa y cubierto de ganache de chocolate.
La receta del bizcocho la saqué del infalible libro de Peggy Porschen Boutique Baking y está riquísimo. Aunque recién hecho parece muy frágil, después de reposar un dia en la nevera tendremos un bizcocho riquísimo y muy consistente para usarlo en tartas fondat.
El ganache, como siempre, mezclando 300 gr de chocolate fondant con 300 gr de nata para montar calentada previamente 1 minuto en el microondas. Removemos, dejamos enfríar y listo.



BIZCOCHO DE CHOCOLATE BLANCO

Ingredientes (para dos moldes redondos de 20 cm, o tres de 15 cm)
  • 125 gr de chocolate blanco, partido en trozos
  • 170 ml de leche
  • 60 gr de azúcar moreno
  • 225 gr de azúcar
  • 105 gr de mantequilla
  • 2 huevos (L)
  • 215 gr de harina
  • 1 teaspoon de levadura química
Engrasamos los moldes y forramos la base con papel de horno. No os saltéis este paso, ya que este bizcocho recién hecho es muy frágil y sin la base de papel vegetal se quedará pegado al molde y no podréis desmoldarlo entero.

Precalentamos el horno a 160º.

En un cazo, calentamos el chocolate, la leche, el azúcar moreno y 85 gr del azúcar normal hasta que hierva, sin parar de remover. Apartamos del fuego y reservamos.

Ponemos la mantequilla y el resto del azúcar en el bol de la batidora y mezclamos hasta que tengamos una mezcla homogénea. En un bol a parte, batimos ligeramente los huevos y los añadimos a la mezcla de mantequilla sin dejar de batir. Tamizamos la harina junto con la levadura química y lo añadimos a la mezcla en dos tandas. Poco a poco, añadimos la mezcla de chocolate blanco sin dejar de batir a velocidad media. Acabamos de mezclar bien con una espátula.

Dividimos la mezcla en los moldes que estemos usando y horneamos durante 30 minutos aproximadamente, hasta que al insertar un palillo en el centro éste salga limpio. Sacamos los bizcochos del horno y los dejamos enfriar. Cuando no estén calientes al tacto desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar sobre una rejilla.



martes, 22 de octubre de 2013

Magdalenas - Así de simple

Llevo más de dos años haciendo cupcakes, y en todo este tiempo he explicado un sinfín de veces a familiares, amigos, compañeros y conocidos la diferencia entre cupcakes y magdalenas.

Pero he de confesar que, a pesar de que conozco perfectamente la teoría, hasta el viernes pasado la práctica la tenía al 50%. Y es que el viernes pasado horneé mis primeras magdalenas.


Hace un mes y medio David me regaló el libro de Xavier Barriga Bollería, y desde entonces lo he estado mirando y remirando sin decidirme.

Pero el viernes pasado encontré un par de horas libres (no seguidas, pero en este caso iba perfecto) y decidí atacar con una una receta que se las prometía fácil y rápida.


He adaptado un poco las medidas para poder hacerla con sólo dos huevos (la receta orginal pide 125 gr de huevos, y yo no tenía suficientes)



MAGDALENAS CLÁSICAS

 Ingredientes (para 15 magdalenas)
  • 2 huevos
  • 170 gr de azúcar
  • 55 ml de leche
  • 180 ml de aceite de oliva suave
  • 200 gr de harina
  • 6 gr de levadura química
  • una poco de canela

Batimos a velocidad media los huevos y el azúcar. Bajamos un poco la velocidad y añadimos la leche y después el aceite.
Mezclamos la harina, la canela y la levadura, y la añadimos a la mezcla poco a poco.
Guardamos la mezcla en la nevera tapada con un trapo de cocina, y la dejamos reposar durante una hora como mínimo.
Precalentamos el horno a 250º, y preparamos la bandeja para las magdalenas con sus cápsulas correspondientes. Sacamos la mezcla de la nevera, la removemos con una espátula y repartimos la masa en las cápsulas. Podemos dejarlas tal cual o ponerles azúcar por encima (o cualquier cosa que se os ocurra - yo a estas les he puesto azúcar y virutas de chocolate con leche y chocolate blanco).
Bajamos la temperatura del horno a 210º, y horneamos las magdalenas unos 15 minutos.
Sacamos las magdalenas del horno, dejamos reposar unos 5 minutos, desmoldamos y las dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.


lunes, 30 de septiembre de 2013

Galletas de azúcar

Último día de septiembre...

Aunque el otoño llegó la semana pasada, me da la sensación de que es hoy cuando realmente empieza a estar entre nosotros. Será porque septiembre no me suena a otoño para nada y octubre sí. Además, hoy aquí en Barcelona el día está gris, así que se acentúa la sensación... aunque seguimos de manga corta.


Pero vamos a lo que nos ocupa... ¡¡Galletas!!
Os aseguro que son las galletas más fáciles de hacer que hayáis visto jamás, y ni os cuento como están... son un peligro, de esas que no puedes comer solo una.


La receta está sacada del libro "Cookies!", que compré en Estados Unidos en Junio, y la verdad es que ha resultado ser todo lo que prometía: simple, rápida y deliciosa.

Para la decoración de las galletas he usado chocolate desecho, pero podéis dejarlas tal cual, o cambiar el chocolate por glasa, por ejemplo.


GALLETAS DE AZÚCAR

Ingredientes (para unas 40 galletas)

  • 175 gr de harina
  • 115 gr de mantequilla
  • 220 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita (teaspoon) de extracto de vainilla
  • 3/4 cucharadita (teaspoon) de levadura química
  • una pizca de sal
Precalentamos el horno a 175º y preparamos dos bandejas con papel de horno antiadherente.

En un bol, mezclamos la harina, la sal y la levadura química.

En el bol de la batidora, mezclamos el azúcar y la mantequilla durante un par de minutos. Añadimos el huevo y la vainilla y batimos hasta que los dos ingredientes se hayan incorporado bien a la mezcla. Bajamos la velocidad y añadimos la mezcla de la harina hasta tener una masa homogénea.

Repartimos la masa en la bandeja usando como medida una cucharadita por galleta, dejando una separación de unos dos dedos entre cada una, ya que la masa se estira completamente en el horno (así que no debemos preocuparnos por aplastar la masa en la bandeja)

Horneamos durante 10-12 minutos hasta que estén doradas. sacamos del horno, dejamos reposar unos 5-10 minutos y trasladamos las galletas a una rejilla donde dejamos enfriar completamente.




domingo, 8 de septiembre de 2013

Duffins de canela

¡He vuelto!
Lo reconozco, he estado bastante inactiva este verano, la verdad es que me daba bastante pereza ponerme a hornear, a parte de que he andado muy liada.
Pero estoy segura de que me vais a perdonar después de la receta de hoy. 


Les he llamado duffins, porque aunque no dejan de ser unos muffins, entre el agujerito y el sabor, recuerdan un poquito a los donuts (y de ahí la "d").


Si además os gusta la canela, ¡os van a encantar! No os asustéis por la cantidad de ingredientes y de preparados (relleno, cobertura, masa de los muffins...), os aseguro que son muy muy fáciles de hacer. Probadlo y me contáis...


DUFFINS DE CANELA

Ingredientes (para 18 muffins)
 
    para el relleno
  • 45 gr de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 5 gr (1 + 1/2 tablespoon) de canela molida
    para la masa
  • 375 gr de harina
  • 1/4 teaspoon de bicarbonato sódico
  • 2 + 1/2 teaspoon de   levadura química
  • una pizca de sal
  • 1/4 teaspoon de nuez moscada
  • 1/4 teaspoon de canela molida
  • 240 ml de leche
  • 50 ml de buttermilk
  • 115 gr de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 170 gr de azúcar
  • 2 huevos grandes
    para el "rebozado"
  • 25 gr de mantequilla derretida
  • 100 gr de azúcar, mezclada con 1/2 tablespoon de canela molida
Empezamos preparando el relleno mezclando la mantequilla, el azúcar moreno y la canela, hasta obtener una pasta homogénea y la dejamos enfriar en la nevera.

Para los muffins, empezamos precalentando el horno a 175º. Preparamos unas bandejas para cupcakes con cápsulas o simplemente engrasando las cavidades.
Tamizamos la harina, la levadura el bicarbonato, la sal, la nuez moscada y la canela y reservamos. En un bol o una jarra, mezclamos la leche y el buttermilk.
Ene l bol de la batidora, batimos la mantequilla unos dos minutos hasta que tenga una textura cremosa. Bajamos un poco la velocidad y poco a poco añadimos el azúcar. Añadimos los huevos de uno en uno.
Añadimos la mezcla de los ingredientes secos en tres tandas, alternando con la mezcla de leche, empezando y acabando con la mezcla de harina.
Con la ayuda de una cuchara para helados, repartimos la masa en las cavidades de los moldes. Sacamos de la nevera la mezcla para el relleno y hacemos pequeñas bolas. Con cuidado, las colocamos en el centro de la masa de cada muffin y presionamos ligeramente hacia dentro.
Horneamos durante unos 20 minutos (como siempre, dependiendo del horno). Sacamos, dejamos reposar 5 minutos, sacamos los muffins del molde y los dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Para el rebozado final, pincelamos cada muffin con la mantequilla derretida y "sumergimos" en el bol donde tenemos la mezcla del azúcar y la canela.



miércoles, 7 de agosto de 2013

Tarta de chocolate y vainilla (con frosting especial)

* Me ha quedado un post súper largo, pero os lo juro, al final hay receta, y de las buenas...

¿Que ocurre cuando necesitas preparar una tarta y sabes que no vas a tener tiempo para grandes proyectos? Que toca buscarse la vida y encontrar recetas rápidas para poder hacer, en cuatro o cinco horas una tarta con su frosting correspondiente. Y para complicar más las cosas, os recuerdo que estamos en agosto, con lo que "esperar a que el bizcocho esté completamente frío" no es algo que parezca que se pueda hacer en poco tiempo (gracias a dios, el problema del bizcocho es proporcional a la ventaja de conseguir que la mantequilla se ponga a temperatura ambiente.

En fin, os cuento paso a paso de que va la historia. Necesito poder hacer una tarta en cuatro horas. Veamos, ¿que tal un bizcocho de chocolate? Sí, perfecto, ahora busco una receta, pero.. ¿de que lo cubro? Se me pasó por la cabeza la nata montada, pero no sé porqué (más fácil, imposible) la descarté... ¿Ganache de chocolate? Pfff... muy visto. Quiero hacer una tarta fácil, pero que tenga un algo... ¿Buttercream de chocolate? Ya la hice el año pasado. ¿No había oído habla de un frosting con harina, que se empezaba haciendo una especie de bechamel? ¿Ese que todo el mundo dice que es uno de los mejores, si no el mejor? Pues a por él.


Pero antes del frosting, viene el bizcocho, y aunque tengo varias recetas de bizcocho de chocolate estupendas, necesitan de un montón de pasos, y sólo me faltaba eso, así que me lancé a la búsqueda de  un "easy chocolate cake". Y dicho y hecho, ahí estaba la web BBC Food al rescate, con una receta de exactamente como la que buscaba: Tarta de chocolate fácil. Y es que si la lista de ingredientes me convenció (imprescindible no tener que ir al súper a por alguna cosa), lo mejor fueron las instrucciones: "poner todos los ingredientes en un bol..." ¿Todos? ¿En serio? ¿Así tal cual? Genial, ya tengo la receta para el bizcocho (ahora sólo hace falta que funcione)


El tema del frosting fue otro cantar, y no porque me costase encontrar la receta, sino por leer demasiado. Me explico. Encontré una receta de ese frosting con bechamel, que además prometía obrar maravillas sobre un bizcocho de chocolate (¿se puede pedir algo más?). Una de tantas, porque cambiando proporciones más o menos todas van de lo mismo. Así, ¿cual es el problema? La investigación.
Y es que, mientras se enfriaban los bizcochos me dediqué a investigar no tanto la receta como la cantidad que necesitaba para cubrir la tarta. Y de web en web, antes de dar con la cantidad para cubrir mi tarta, me encontré con la frustración (y el miedo) hecho entrada de blog: Pintrosity

Pintrosity es un blog (hay varios de este estilo), dedicado a enseñar proyectos de Pinterest fallidos. Es decir, te ponen la preciosa foto del DIY de Pinterest, y después, lo que puede llegar a salir si no eres un crack de las manualidades.

Aclarado este punto, el hecho de que este frosting maravilloso apareciese en su peor versión en Pintrosity hizo que me entrasen dudas. Sobretodo, porque no tenía margen de error: o salía, o no había tarta. Pero lo peor era la entrada en Pintrosity, lo peor eran los comentarios: uno tras otro todo el mundo comentaba lo difícil que era conseguir el punto exacto, los intentos hasta que salía bien... vamos, que parecía que el ensayo error con esta receta no era opcional. Vamos, que las opciones de que saliese a la primera parecían, a simple vista, escasas.

Mi miedo aumentaba a medida que leía más y más comentarios que decían que la bechamel tenía que enfriar completamente (¿he dicho ya que estamos en agosto?) antes de incorporar la mantequilla. De lo contrario, el desastre era inevitable. Para añadir tensión, la mantequilla tenía que estar a perfecta temperatura ambiente, ni muy fría (eso no es problema) ni muy caliente (¿lo de agosto ha quedado claro, no?)
En fin, que ya me estaba planteando hacer una buttercream de chocolate o algo más seguro, mientras por otro lado me negaba a rendirme. Miraba y remiraba blogs y más blogs con la receta del frosting explicada paso a paso, y me decía a mí misma que no podía ser tan difícil, pero entonces la imagen de Pintrosity aparecía y me decía que si la cagaba, no habría tarta a no ser que la decorase con Nocilla.

Y entonces, como por arte de magia, leí estas bellas palabras (más o menos): "había probado esta receta sin éxito varias veces hasta que dí con esta nueva versión"... O sea, que hay una versión que parece funcionar mejor que las otras... Bueno, no sé como funcionan las otras pero os aseguro que esta funciona, de verdad. Mi salvadora, Mel, de Mel's Kitchen Café, con esta receta de el mejor frosting hecho jamás.
La diferencia de esta receta es la bechamel. En todas las otras recetas se hace una especie de bechamel calentando la leche con la harina, y luego se incorpora a una mezcla de azúcar y a harina. Esta receta lleva Maizena además de la harina, y se mezcla todo excepto la vainilla y la mantequilla, que se añaden a la mezcla una vez fría. ¿Será este el secreto del éxito? Prometo probar la versión original y hacer una comparación. De momento, sí que os puedo decir que es uno de los mejores frostings que he hecho, suave, sin sabor a mantequilla, con una textura maravillosa, y brutal combinado con el chocolate. Y al final, no muy difícil de hacer (excluyendo la parte de "dejar enfriar completamente" en pleno agosto, que tuve que acelerar poniendo el bol de la mezcla al baño maría con agua con hielo). El único contra, que al probarlo sólo, notaba quizá un poco de sabor a harina, aunque una vez sobre el bizcocho era completamente inapreciable.

Y después de este rollazo, os dejo debajo la receta para que la probéis y juzguéis...


TARTA DE CHOCOLATE Y VAINILLA SUAVE

Para el bizcocho
  • 225 gr de harina
  • 350 gr de azúcar
  • 85 gr de cacao en polvo sin azúcar
  • 2 huevos
  • 250 ml de leche
  • 125 ml de aceite de girasol
  • 2 teaspoon de extracto de vainilla
  • 1 1/2 teaspoon de levadura química
  • 1 1/2 teaspoon de bicarbonato sódico
  • 250 ml de agua
Para el frosting

  • 300 gr de azúcar
  • 30 gr de harina
  • 3 tablespoon de harina fina de maiz (Maizena o similar)
  • Una pizca de sal
  • 350 ml de leche
  • 2 teaspoons de extracto de vainilla
  • 340 gr de mantequilla, a temperatura ambiente, cortada en dados

Empezamos haciendo el bizcocho.
Precalentamos el horno a 180º y engrasamos dos moldes redondos de 20 cm, forrando la base con papel de horno.
Ponemos el agua a hervir. Mientras, ponemos el resto de ingredientes en el bol de la batidora (aunque también se puede hacer a mano) y mezclamos hasta que todos los ingredientes se hayan combinado perfectamente. Sin dejar de batir, a velocidad baja, añadimos el agua hirviendo poco a poco. Obtendremos una mezcla muy líquida, es normal.
Repartimos la mezcla entre los dos moldes y horneamos unos 25-30 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar. Cuando el molde ya no esté caliente al tacto, desmoldamos y dejamos que los bizcochos se enfríen totalmente sobre una rejilla.

Para hacer el frosting, en un bol mezclamos con unas varillas el azúcar, la harina, la harina de maíz, la leche y la sala. Cuando esté integrados, pasamos la mezcla por un colador para evitar grumos, y la ponemos en un cazo. A fuego medio-alto, calentamos la mezcla removiendo constantemente con las varillas. Al principio parece que no pasa nada, pero poco a poco la mezcla se irá volviendo más consistente. Hay que esperar hasta que la mezcla esté bien espesa (que nos cuesto remover) y que empiece a burbujear. Una vez llegado a este punto, retiraremos la mezcla del fuego, la pasaremos a un bol limpio y la dejaremos enfriar completamente. Es imperativo que la mezcla esté totalmente fría antes de añadir la mantequilla, o no funcionará. Si hace mucho calor o tenemos prisa, podemos poner el bol a remojo en agua fría `para acelerar el proceso. No debemos poner la mezcla en la nevera.
Una vez tengamos la mezcla completamente fría, la ponemos en la batidora, con el accesoria de varillas, no con la pala, y añadimos el extracto de vainilla. Mezclamos hasta que esté bien integrado. Sin dejar de batir, a velocidad media-baja, vamos añadiendo la mantequilla (que debe estar a temperatura ambiente) poco a poco. Subimos la velocidad de la batidora a media-alta y batimos unos dos minutos. Obtendremos una mezcla cremosa más ligera que un buttercream común, pero estable como para usarla con la manga.

Rellenamos la tarta y la cubrimos con la crema. Yo la he decorado con virutas de chocolate, pero podemos usar la crema restante con la manga para realizar alguna decoración sobre la tarta.
Con las cantidades que he puesto podéis rellenar y cubrir una tarta más grande, o una tarta con tres discos de bizcocho en lugar de dos.






miércoles, 17 de julio de 2013

Por tierras lejanas...

Hoy no os traigo receta, por varios motivos... El primero, es que acabo de volver de vacaciones y aún no he encendido el horno. El segundo, porque quiero enseñaros como se las gastan al otro lado del charco.

Planificar un viaje a Estados Unidos para alguien como yo va más allá de los lugares turísticos. Y es que, en uno de los países con más tradición en esto de la repostería creativa, el surtido de tiendas con productos para hornear y decorar es más que amplio. Así que en mi viaje por el sur, hice un par (o tres, o cuatro, o cinco...) de paradas para ver (y arrasar) alguna de esas tiendas.

Para empezar, existen una serie de cadenas de tiendas de artículos de manualidades, como Michael's o Hobby Lobby, donde a parte de sus dos o tres pasillos de repostería se puede encontrar casi cualquier cosa para casi cualquier proyecto. Dejando de lado el tema scrapbook (nunca jamás en la vida había visto tantos papeles bonitos juntos), tienen material para realizar bisutería, punto, decoraciones, maquetas, flores artificiales a miles, costura...

Luego tenemos Williams Sonoma, que dan ganas de comprar toda la tienda entera, aunque es bastante cara, y eso que está en dólares. Por Williams Sonoma pasé a comprar el set de cortadores de Star Wars. Y si seguís un poco el blog os preguntaréis... ¿no tenias ya el set de cortadores? Pues sí, lo TENÍA, en pasado. Porque aquí, la menda, decidió meter los cortadores en el horno después de lavarlos para quitar la humedad, sin esperar a que el horno tuviese una temperatura razonablemente baja para unos cortadores de PLÁSTICO. Así que acabé con el imperio galáctico yo solita. Pero bueno, remediado, ya vuelven a estar en mi poder después de una excursión de tienda en tienda porque están en liquidación y les tuve que ir siguiendo la pista (la buena noticia es que estaban a mitad de precio!!)

Y después, claro, están las tiendas especializadas. En mi caso visité tres, dos en la zona de Dallas y otra en la zona Houston.

Amazing Cake Supplies es, como su nombre indica, increíble. Era la primera a la que iba y supongo que por eso me impresionó más, pero es que los pasillos no se acababan. Brutal los colorantes, tenían Americolor en todos los colores y en varios formatos, y el precio, para alucinar: 1.5 dólares!! Y es que todo lo que sean productos americanos estaba muuuucho más baratos que aquí en España.




La segunda parada fue en The Sale Place, que no sólo vende productos de repostería sino todo tipo de productos para fiestas. Lazos, guirnaldas, adornos temáticos (pasillos y pasillos ordenados por colores), y todo el catálogo de Wilton. No exagero, serían como 4 o 5 pasillos sólo con artículos de Wilton, evidentemente, a precio de USA.
La siguiente parada, Cake Carousel, la tienda tenía como cuatro espacios, el principal, otro sólo dedicado a moldes para chocolate, otro para cajas, bases y dummies y una gran sala dónde dan clases. Parece que el tema candy melts está en alza en esas tierras, porque en todas tenían una cantidad desorbitada de moldes, pero en ésta era espectacular.



La parada no específicamente repostera fue Barnes & Noble, una cadena de librerías espectacular. Vamos, que uno podía pasar allí toda la tarde. Dos plantas de libros (y algún que otro CD y DVD) de todas las temáticas, y lo mejor, una sección inmensa de ofertas dónde encontrabas miles de recetarios diversos (incluido Planet Cake, que ya tengo, que rabia!) a más del 50% de descuento.















También hice alguna parada en el supermercado para comprar light corn syrup, o mezclas de Betty Crocker a precio "normal" (o sea, como tres o cuatro veces menos que lo que valen aquí). Por cierto, los botes de dos quilos de Crisco no tenían desperdicio (sorry, no me acorde de hacer foto!)

Y a la pregunta que os estaréis haciendo de ¿compraste mucho? Aquí, el botín:
A todo esto, cupcakes, lo que se dice cupcakes sólo comí uno, en Hot Springs, Arkansas. La tienda en cuestión era Fat Bottomed Girls, más claro, agua. Lo más curioso es que hornean los cupcakes en moldes muffin y con cápsulas tipo tulipa en lugar de las típicas de cupcake. Probé un red velvet y aunque antes del primer mordisco tenía mis dudas (por eso de que los bizcochos americanos suelen ser secos) estaba riquísimo, tanto el bizcocho como el frosting de queso crema.

En la próxima entrada prometo receta, pero tenía que explicaros todo esto, Quizá no os sirva mucho ya que no son sitios muy turísticos, (o si, pero no son Nueva York, los Ángeles o San Francisco) pero nunca se sabe... 

viernes, 5 de julio de 2013

Galletas de chocolate rellenas de dulce de leche

Pregunta retórica a la de tres: ¿Hay algo mejor que unas galletas de chocolate? Pues evidentemente, sí. ¡¡Unas galletas de chocolate rellenas de dulce de leche!!


Luego hay dos noticias, una mala y otra... depende de cómo lo mires. La mala: desgraciadamente, son de aquellas que "no puedes comer sólo una", así que si las hacéis ya sabéis que toca: no mirar la báscula en una o dos semanas o pasarse esas dos semanas en el gimnasio. La buena (de aquella manera) es que con esta receta sólo salen doce, así que la tentación se acaba, al menos hasta que decidas volverlas a hornear.


La receta la he adaptado de ésta del blog Call me cupcake!, que no sé si lo conocéis pero es una maravilla, ¡y las fotos ya ni os cuento!



GALLETAS DE CHOCOLATE RELLENAS DE DULCE DE LECHE

Ingredientes
  • 55 gr de mantequilla
  • 150 gr de azúcar moreno
  • 25 gr de cacao en polvo
  • 25 gr de pepitas de chocolate
  • 25 gr de leche
  • 1 huevo grande
  • Una pizca de sal
  • 1/4 teaspoon de bicarbonato sódico
  • 200??? gr de harina
  • Dulce de leche
Precalentamos el horno a 175º.
En un cazo, derretimos la mantequilla junto con el azúcar, el cacao, las pepitas de chocolate y la leche. Cuando todos los ingredientes estén mezclados, retiramos del fuego. Añadimos el huevo y la sal y mezclamos hasta que estén completamente integrados. En el bol de la batidora mezclamos la harina y el bicarbonato. Añadimos la mezcla del resto de ingredientes y batimos ligeramente hasta obtener una masa uniforme. Refrigeramos la mezcla una media hora.

Preparamos una bandeja con papel de horno. Sacamos la masa de la nevera, y con la ayuda de una cuchara heladera (mejor enharinada, ya que esta masa es un poco pegajosa) formamos bolas de masa, reservando un poco de masa para después. Con el dedo gordo, hacemos un agujero en el centro de cada bola y rellenamos de dulce de leche. Nos enharinamos las manos y cogemos un poquito de la masa sobrante, para tapar el agujero donde hemos puesto el dulce de leche. Es importante cubrirlo bien y presionar los bordes para evitar que al meter las galletas en el horno se nos escape el dulce del leche.

Metemos las galletas en el horno y horneamos unos 25-30 minutos. Las sacamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla. Devoramos sin piedad.



martes, 25 de junio de 2013

Bica gallega... el retorno (y uno de los mejores bizcochos que probaréis jamás)

Bueno, esta vez sí que sí.  A pesar de leer en todos los sitios que la auténtica bica de Trives ( la que según parecía sí que era la que yo comía de pequeña) se elabora con manteca de vaca y que no tengo ni idea de dónde conseguirla, y a pesar de que de todas las recetas cogí la que parecía más fácil (cosa que muchas veces acaba dando un resultado espantoso), esta vez, lo he conseguido. Esta es, sin lugar a dudas, la bica que yo tomaba de pequeña.


Y ahora os estaréis preguntando... ¿y a mi qué? Bueno, pues sólo os pido una cosa. La receta es de lo más fácil que hay, así que hornead una, os la tomáis para desayunar, y luego me contáis.


Porque aunque para mí tenga valor sentimental, y el sabor me traslade instantáneamente al verano de, pongamos el 88 (o el 89, o el 87), os aseguro que es uno de los bizcochos más deliciosos que habréis probado jamás. 


Es jugoso, consistente pero sin llegar a empachar y sabe a gloria. Además, aguanta muy bien sin ponerse dura, así que si la hacéis, no hace falta que os la toméis de una sentada "para que no se ponga mala".


La receta la he sacado del blog Tentaciones como ya os he dicho, porque se veía muy fácil de hacer. Y así es. ¿Os animáis? No os arrepentiréis, os lo prometo.


BICA GALLEGA DE TRIVES

Ingredientes

  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 210 gr de azúcar
  • 150 gr de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 300 gr de harina
  • 200 ml de nata para montar
  • 15 gr de levadura química
Precalentamos el horno a 170º y preparamos el molde donde vayamos a hacer la bica. Podéis usar cualquier molde, pero lo tradicional es que se haga en un molde rectangular. Yo usé unos de 21x18 cm y me quedó clavado, si usáis uno un poquito más grande la bica os quedará un pelín más bajita. El molde lo cubriremos con papel de horno (también podéis engrasarlo, pero con el papel queda más auténtico)

En el bol de la batidora, batimos los huevos con el azúcar. Agregamos la mantequilla y volvemos a batir hasta que esté bien integrada. Es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente para que mezcle bien.
Mezclamos la harina con la levadura, y la añadimos a la mezcla junto con la nata. Batimos a velocidad baja justo hasta tener una mezcla homogénea.

Ponemos la mezcla en el molde y horneamos unos 30-40 minutos, como siempre, dependiendo de nuestro horno, hasta que al insertar un palillo éste salga seco. Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente.