lunes, 20 de agosto de 2012

Y después de los cupcakes, vino la tarta... Força Barça!

Creo que no podría haber elegido mejor día para publicar esta entrada que hoy, por dos motivos que os pasaré a comentar.
Primero de todo, porque hoy es el cumpleaños de Emilio, la persona a la que la tarta de esta entrada va dedicada, así que, antes de nada, ... ¡muchas felicidades, Emilio! Y segundo, porqué ayer se estrenó el Barça en la liga, y con victoria por goleada -regalo de cumple extra para Emilio ;-)


La semana pasada Sònia (la culpable de que me pusiera manos a la obra con la tarta de rosas - las dos: tarta de rosas , y tarta de rosas de chocolate), me pidió una tarta para el cumple de su marido, y le propuse esta tarta futbolera.
Bueno, de echo, ésta no. Porque la idea inicial era un layer cake sin cubrir, con capas de red velvet y bizcocho de vainilla teñido de azul, relleno de buttercream de chocolate y  con buttercream de vainilla arriba simulando el césped. 
Peeeeeeeero, el jueves, entrando de lleno en la ola de calor, y teniendo en cuenta que debía aguantar un porrón de kilómetros en coche, cambié de idea y deseché el buttercream, más que nada por que no tenía ganas de que el césped acabase siendo un charco verde y el relleno cayendo a chorretones. 


Así que fondant que te quiero fondant, que además protege el bizcocho y ayudo en su conservación.Y de relleno, y ante la duda... Nocilla que te quiero Nocilla! Que a ver, reposterilmente hablando no es lo que a una más le apetece poner en una tarta, pero a la práctica, ¡tenemos una super tarta que lo resiste todo!


Y aquí os dejo una foto, cortesía de Sònia, para que veáis el corte con sus colorines.