domingo, 29 de julio de 2012

Pink Strawberry Cake

Aunque parezca mentira, hoy no traigo nada de chocolate. Pero nada de nada. Y mira que había pensado en hacer un bizocho de chocolate con buttercream de fresa. O un bizcocho de vainilla, relleno de mermelada de fresa, cubierto de buttercream de chocolate. Pero no. Hoy ha ganado la fresa. Y el rosa. Sobretodo, el rosa.   Bueno, ha ganado el colorante, porqué la idea era hacer una tarta rosa palo. O a lo sumo, rosa chicle. Pero bueno, ahora hace conjunto con la KA...


La verdad es que tenía ganas de experimentar con bizcochos, coberturas y cosas así, pero al final, con las prisas, me fui a lo seguro. Bizcocho de yogur relleno de mermelada de fresa, cubierto de buttercream de fresa. Vamos, muy poco original, pero muy efectivo. Y además, sin miedo, me lancé a preparar el bizcocho en planchas, y la verdad es que la receta ha dado muy buen resultado.

Aunque las recetas no son nuevas, os las vuelvo a poner por si os queréis animar.


TARTA DE FRESA

Bizcocho de yogur
  • 1 yogur natural
  • 3 huevos 
  • 55 gr de aceite de oliva 
  • 250 gr de azúcar 
  • 225 gr de harina 
  • Un sobre de levadura química
Precalentamos el horno a 180º

Mezclamos todos los ingredientes con la batidora excepto la levadura,que la añadís al final, cuando el resto de los ingredientes estén bien mezclados. Podemos hornear todo el bizcocho a la vez y cortarlo con la lira o dividir la mezcla en tres y hornearlo en tres moldes (o en tres veces, como yo). Esto es para un molde de 20 cm, yo lo hice en uno de 14, y me salieron tres discos (de 100 gr de masa cada uno) y un bizcocho extra que guardé para desayunar al día siguiente ;)


Buttercream de fresa
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas  soperas (bien cargadas) mermelada de fresa
  • 250 gr de azúcar glass 
  • Colorante rosa (opcional)

Batimos la mantequilla hasta que esté pomada. Añadimops la mermela y el azúcar galss y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea. Si queréis, añadís un poquito (o un muchito) de colorante rosa para subir un poco el color (con la mezcla tal cual os quedará un rosa muy raro).

Para montar la tarta, con la ayuda de la manga pastelera, contorneamos la base del primer disco con el buttercream, para que no se nos escape el relleno, y luego rellenamos con mermelada. Ponemos encima el segundo disco y repetimos la operación. Ponemos encima el el tercer disco. Ahora toca cubrir la tarta con el buttercream. Hacemos una primera cobertura para nivelar la tarta, tapar posibles agujeros o imperfecciones y la dejamos reposar en la nevera unos 30 minutos. Luego la sacamos y cubrimos con el resto del buttercream, y alisamos todo lo que podamos con la espátula. Y a la nevera otra vez. Para darle el acabado definitivo, pasamos la espátula caliente para sellar y dejar lisito el buttercream (para calentarla, la ponemos debajo del grifo con agua muy caliente, y luego la secamos con un trapo o papel de cocina; este paso hay que ir haciéndolo cada tres o cuatro pasadas- lo veréis vosotras mismas por el comportamiento del buttercream).


viernes, 20 de julio de 2012

Chocolate Layer Cake

Para que conste en acta antes de empezar... que ya lo sé, que otra receta con chocolate, si es que... Pero esta vez no es culpa mía. Y es que mis compañeros llevaban muchas semanas si ejercer de conejillos de indias, y como tenía alguna que otra tarta en mente, que son bastante complicadas de hacer "para dos", pues le di a elegir a Iñaki, uno de mis compis y conejillo de indias, entre dos tartas que tenía en mente: Ombre Cake de fresa o Layer cake de chocolate... Así que... yo no he sido ;P


Este layer cake no tiene mucha dificultad, excepto el tema de hornear el bizcocho a capas, básicamente, porque sólo tengo un molde de 20 cm, así que era hornear uno, esperar, desmoldar, lavar, hornear otro... Y así. Conclusión, que me voy a comprar un par de moldes más, porqué así no hay quien haga un rainbow cake...


Y claro, entre tanto esperar, pues me he puesto a jugar un poquito con los cortadores de flores para acabar haciendo esta especie de rosa. Ahora, hasta que no se acabe el verano, el fondant, la pasta de goma y sucedáneos, lo mínimo, que con este calor no hay quien manosee nada...


Debajo os pongo la receta del Layer Cake, aunque la masa es la misma que la de los cupcakes de After Eight, sólo cambian las cantidades. El relleno y la cobertura están hechos de buttercream de chocolate, auqnue se puede usar buttercream de vainilla o un ganache (que de hecho era mi primera opción, pero tanto hornear capas me han dejado sin tiempo para preparar un ganache (bueno,  prepararlo no es el problema, el problema es de dejarlo enfríar y reposar un par o tres de horas...) Las dos recetas están adaptadas del libro "Cupcakes from de Primrose Bakery".


CHOCOLATE LAYER CAKE

Ingredientes para la masa (para 3 discos de 20cm)
  • 230 gr de chocolate de cobertura/fondant
  • 170 gr de mantequilla reblandecida
  • 350 gr de azúcar moreno, semi pulverizado (la receta original está hecho con "light soft brown sugar", pero como nos va a costar la vida encontrarlo, lo he substituido por azúcar moreno normal pasado unos segundos por el molinillo de café)
  • 3 huevos tamaño L
  • 370 gr de harina, tamizada
  • 1 1/2 cucharada de té (teaspoon) de levadura química
  • 1 1/2 cucharada de té (teaspoon) de bicarbonato sódico
  • 500 ml de leche semidesnatada
  • 2 cucharadas de té de extracto de vainilla
Para el buttercream de chocolate
  • 230 gr de chocolate de cobertura/fondant
  • 340 gr de mantequilla
  • 1 1/2 cucharada sopera (tablespoon) de leche
  • 1 cucharada de té (teaspoon) de extracto de vainilla
  • 375 gr de azúcar glass, tamizado
Precalentamos el horno a 190º.

En el microondas, fundimos el chocolate (que previamente habremos partido en trocitos) calentándolo en tandas de 30 segundos para que no se nos queme. Dejamos enfriar.

Batimos la mantequilla hasta que esté cremosa, añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta tener una crema. En un bol a parte, batimos las yema de los huevos. Las añadimos a la mezcla de azúcar y mantequilla y mezclamos hasta que esté totalmente integrado. Luego añadimos el chocolate y volvemos a batir hasta que todos los ingredientes estén perfectamente mezclados.

En una jarra, mezclamos bien la leche y el extracto de vainilla. Tamizamos la harina junto con la levadura y el bicarbonato. Añadimos 1/3 de la mezcla de harina y 1/3 de la leche y la vainilla y batimos bien hasta mezclar completamente. Repetimos dos veces más el proceso.

Batimos las claras a punto de nieve, las añadimos a la mezcla y removemos con una espátula realizando movimientos suaves envolventes hasta que la hayamos incorporado del todo.

Dividimos la mezcla en tres partes iguales en los moldes (o el molde) de 20 cm, previamente engrasado. Horneamos unos 30 minutos, hasta que al introducir un palillo éste salga limpio. Sacamos del horno y dejamos reposar unos 10 minutos,. Luego desmoldamos los discos y los dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para el buttercream, fundimos el chocolate de la misma manera que hemos hecho antes y dejamos enfríar (muy importante, ya que si lo mezclamos aún caliente se nos derretirá la mantequilla!). Mientras enfría, mezclamos la mantequilla con el azúcar tamizado, el extracto de vainilla y la leche, y batimos bien hasta que tengamos una crema. Añadimos el chocolate y volvemos a batir hasta que adquiera la consistencia adecuada, cremoso pero firme. 

Y ya sólo falta montar la tarta. Ponemos parte del buttercream en un manga pastelera. Sobre el primer disco, "dibujamos" con la manga un círculo de buttercream siguiendo el contorno de la masa. Luego rellenamos el interior (así no se nos saldrá por los lados el buttercream). Colocamos el segundo disco encima y repetimos el proceso. Colocamos el tercer disco y cubrimos la parte de arriba con el buttercream. Lo podemos dejar tal cual, decorar con sprinkles o con figuritas de fondant al gusto.. Y después... ¡¡a drisfrutar!!


viernes, 6 de julio de 2012

Un año de blog

Hace exactamente un año publicaba el primer post en este blog. No sabía a dónde me llevaría, ni como iba a evolucionar, simplemente era una manera de compartir una nueva afición. En un año han pasado muchas cosas, y es que sólo hay que ver la diferencia entre el primer "cupcake" que hice y los que colgué ayer. En este año, he descubierto un mundo que era totalmente desconocido para mí. Hasta hace un año, no sabía que estas tartas de formas y colores tan espectaculares estaban hechas con fondant, y lo que es mejor, resulta que, con paciencia y práctica, una misma puede conseguir hacer algo parecido. He descubierto no sólo los cupcakes, también las galletas, las tartas o los macarons (dios, que gran descubrimiento, los macarons!!). Ha crecido mi interés en experimentar en la cocina y ahora tengo miles de recetas para cuando quiero hacer algo dulce, y resulta que ahora una de mis mayores preocupaciones es que el horno funcione correctamente.

Y lo mejor de esto es poder compartirlo aquí, leer con ilusión vuestros comentarios en el blog, o en facebook, porque no hay nada más gratificante que ver que alguien se toma la molestia de dedicar unos minutos de su tiempo en comentar lo que haces. Así que desde aquí mil gracias a l@s que me leéis siempre, a veces, o sólo ocasionalmente. A tod@s vosotr@s, ¡muchas gracias!

Aquí os dejo un recopilatorio de todo lo que ha dado de sí el año, ¡que no ha sido poco!



Y no podía tener mejor regalo de cumpleaños del blog, que recibir de manos de Con Chuches el premio Indalo de Bronce. ¡¡Muchas gracias!!


Y como siempre, ahora toca otorgarle el premio a otro blog. En esta ocasión voy a cruzar el charco y voy a concederle el premio a Cupcakes Argentina, que sólo lleva en esto desde mayo pero avanza a toda máquina. ¡¡Felicidades!!

miércoles, 4 de julio de 2012

Barras y estrellas

No puedo evitarlo, me encanta Estados Unidos. Y hay que reconocerlo, tienen una de las banderas más bonitas del mundo (bueno, al menos a mí me lo parece, que sobre gustos, no hay nada escrito). Así que con todo esto, no me he podido resistir a jugar un poco con los colorantes y hacer unos cupcakes yanquis para celebrar el 4 de julio.



Como no podía ser de otra manera, algún percance tenía que tener, y en este caso ha llegado a la hora de decorar, cuando he descubierto que el cortador de estrella que tenía pensado utilizar para hacer unos sprinkles no estaba en la caja que tocaba... ni en ninguna otra. Básicamente, porque nunca lo he comprado (cosa que voy a solventar ipso-facto)


Así que la estrella de los cupcakes grandes ahora es una florecilla, y la de los pequeños, unos sprinkles hechos de glasa que no me acordaba que tenía. A todo esto hay que añadirles que tanía previsto pasarme el día de ayer haciendo estos cupcakes con calma y que, por motivos ajenos a la organización, empecé con ellos pasadas las 7 de la tarde. Y es que estuve a punto de no hacerlos, pero luego pensé que, o los hacia, o había que esperar un año entero. Y no me gustan las esperas.


Como con el tema decoración y colorido ya tenía suficiente, y teniendo en cuenta que el viernes hará un año del blog, he usado la primera receta que usé: unos cupcakes de vainilla con buttercream de vainilla. pero esta vez, la vainilla no es la de Vahine del super, están hechos con la Kitchen Aid en lugar de con el minipimer, y la 1M de Wilton y yo ya hace casi 12 meses que nos conocemos. Os dejo al receta debajo, por si os animáis.



CUPCAKES DE VAINILLA CON BUTTERCREAM DE VAINILLA

Ingredientes (para 12-14 cupcakes- yo he hecho 8 cupcakes grandes y 10 mini cupcakes)

  • 125g de mantequilla reblandecida
  • 125 de azúcar
  • 2 huevos
  • 125g de harina con levadura
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de extracto o pasta de vainilla
  • 2 cucharadas de leche
Para el buttercream
  • 150 gr de mantequilla
  • 150gr de azúcar glass
  • 1 cucharada de pasta o un buen extracto de vainilla


Precalentamos el horno a 180º.

Batimos la mantequilla hasta que esté cremosa. Añadimos el azúcar y mezclamos bien hasta que esté totalmente integrado. Hacemos lo mismo con los huevos. Después añadimos la harina, la leche, la levadura y la vainilla y batimos hasta tener una mezcla homogénea. Repartimos la masa en las cápsulas para cupcakes y horneamos durante 20-25 minutos o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio. Sacamos del horno y dejamos reposar 5 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos los cupcakes de la bandeja y los dejamos enfríar completamente sobre una rejilla.

Para el buttercream, batimos la matequilla hasta que esté cremosa, añadimos el azúcar glass tamizado y la vainilla y batimos hasta conseguir una crema firme. Ahora en verano, es conveniente que antes de decorar dejemos reposar la mezcla en la nevera unos 30 minutos. La sacamos, volvemos a batir un poco, ya que se habrá endurecido bastante, y la pasamos rápidamente a la manga y decoramos.