sábado, 28 de abril de 2012

Los "Top 10" Imprescindibles Repostería (Parte 2)

Como sigo de mudanza/acondicionamiento del piso nuevo (lo segundo me está llevando más tiempo que lo primero), continuo con el post de la semana pasada mis diez imprescindibles para repostería, con los cinco que faltaban.

6. Cortadores de galletas
Con los cortadores nos pasa como con las cápsulas, hay cientos, miles. Pero para empezar, lo mejor, como siempre, son los básicos. El básico muy básico sería un cortador redondo, uno cuadrado y uno de corazón, pero para no apurar tanto, unos juegos con diferentes medidas nos darán más juego. Y un consejo (que viniendo de una compradora compulsiva, tiene su guasa...): por mucho que veáis cortadores que os encanten, comprad sólo aquellos que vayáis a necesitar, es decir, primero pensad que queréis hacer y luego comprad la herramienta adecuada. 


7. Rodillo
El rodillo también es una herramienta imprescindible, y aquí sí que tengo mi favorito. Si sólo pudiese tener uno, me quedaría sin dudarlo con este de Joseph Joseph con las anillas medidoras, para poder hacer masas de 2, 6 y 10 mm de grosor. Si vamos a trabajar mucho con fondant, es muy recomendable un rodillo pequeño, de unos 15 cm, para trabajar pequeños trozos de fondant. Y si vamos a tener que forrar muuuuuchas tartas, el super rodillo para fondant de 50 cm nos va a venir muy muy bien.


8 . Rejilla enfriadora
Otro super imprescindible es la rejilla enfriadora, aunque probablemente, para empezar no tengamos ni que comprarla, y es que en general, todos los hornos traen bandeja y rejilla, así que la misma rejilla del horno nos sirve para poner a enfriar cupcakes, galletas o tartas. Evidentemente, con la rejilla del horno, si por ejemplo, hacemos muchas galletas, nos faltará espacio. En mi lista de próximas compras tengo la rejilla de tres pisos, para tener sitio de sobras!


9. Molde redondo
¿Quién no tiene un molde redondo en casa? La verdad es que es difícil que no tengamos este utensilio en la cocina. Existen mil variedades distintas y de diferentes materiales. Por experiencia, a mí los que más me gustan son los de alumini (como el de la foto). Es cierto que los de silicona van muy bien, sobretodo porque no se nos pega la masa, pero uno de aluminio bien engrasado nos dará mucho mejor resultado.


10. Colorantes básicos
Y para acabar, tema colorantes. Los líquidos que venden en el super no nos van a sir bien, sobretodo si buscamos colores intensos. Así que en este tema hay que ir, sí o sí, a los colorantes específicos para respostería. Y aquí volvemos a estar igual, hay mil, y de un montón de marcas diferentes. Para empezar, lo mejor es comprar los tres o cuatro colores básicos (azul, amarillo, rojo, y verde, opcional). Sobre las diferentes marcas, Americolor, para mi gusto, se lleva la palma, sobretodo porque al venir en esta especie de botellín en lugar de en un frasco, su aplicación es mucho mas fácil. Y con los tres colores básicos y un vistazo al círculo cromático ya tenemos para empezar a colorear.

Imagen: blogimatge21.blogspot.com



domingo, 22 de abril de 2012

Los "Top 10" Imprescindibles Repostería (Parte 1)

Aunque hace casi dos meses anuncié una mudanza, es ahora cuando la estoy llevando a cabo de verdad, con lo cual no tengo tiempo (ni cocina en condiciones) para probar nuevas recetas. Así que, como no quiero pasar otra semana sin publicar, hoy toca entrada sin receta pero con (algo de) contenido.

Cuando empecé en este mundillo de los cupcakes y demás no tenía ni idea de la cantidad de utensilios que se necesitan existen. Y aunque entrando en cualquier tienda on-line o física podemos sentir que necesitamos absolutamente todo lo que hay y más, existen algunos utensilios imprescindibles y básicos. Evidentemente, estos son mis 10 elegidos, así que es sólo una opinión basada en mi experiencia hasta el momento (mientras estaba escribiendo la entrada me he dado cuenta de que me estaba quedando algo larga, así que irá en dos partes ;)

 Empezamos:

1. Stand Mixer
Para mí es el imprescindible número 1. Es cierto que una batidora de mano se puede, para según que mezclas podemos dejarnos el brazo, así que el hecho que tenga pie nos hace la vida muuuucho mas fácil. Evidentemente, en este terreno, la KitchenAid es el objeto de adoración por excelencia, y sí, es increíble lo bien que va y lo que facilita el trabajo. Pero para empezar, a no ser que nos sobre el dinero, con una sencillita pasamos. La mía era esta Solac que os he puesto en la foto (Solac Grand Chef XXI), que además, da la opción de convertirla en batidora de mano por si necesitas mezclar en otro recipiente. No es muy potente y  para según que masas se toma su tiempo, pero es muy baratita y cumple su función.


2. Molde para cupcakes/muffins
Lo puse en mi primera entrada. Si en todas las recetas se dice que uses un molde para cupcakes para hacer cupcakes no es capricho, es que es IMPRESCINDIBLE. Por muy rígidas que nos parezcan las cápsulas de papel, una vez echemos la masa se abrirán (bueno, con la excepción de alguna cápsula ya pensada para usar sin molde). Así que un molde metálico para doce cupcakes es una buena inversión. 


3. Cápsulas para cupcakes

Si necesitamos la bandeja para cupcakes para que las cápsulas mantengan su forma, es evidente que necesitamos cápsulas. Las hay en infinidad de diseños, colores y tamaños, y ¡cuidado!, porque depende de qué bandeja (como la mía) hay cápsulas que encajan mejor o peor (en mi caso, las cápsulas de PME me van perfectas y en cambio las de Willton me quedan justas y se me "arrugan". También existen distintas calidades y según que cápsulas absorben mucha grasa que se "come" el dibujo. Sobre qué cápsulas van mejor, creo que depende de muchos factores, he visto opiniones malas de cápsulas que a mí me van genial y al revés, así que os doy mi opinión basándome en mi experiencia personal (si pincháis en la marca -o descripción - de cada cápsula, tenéis un link a fotos de cupcakes hechos con cada una de las cápsulas que describo).

Las de los chinos, evidentemente, transparentan al 100%, pero cumplen su función, así que son una buena opción para hacer pruebas, por ejemplo. Wilton no me acaban de gustar, la grasa se come los colores, sobretodo los claritos. Con colores oscuros, mejoran y mucho Lo mismo me ha pasado con la mayoría de las de Städter (las cápsulas de la foto del ejemplo ERAN amarillas), pero en cambio, compré un surtido de cápsulas de varios colores para mini cupcakes de Städter y en este caso, sí que han aguantado bien.

Las lisas de colores de Comercial Mínguez son muy resistentes y los colores aguantan inalterables. Evidentemente, son más caras. Las de PME me encantan. Salen a un precio razonable y los colores aguantan muy bien.

Las de Scrapcooking, ya lo comenté, aunque de colores aguantan muy muy bien, se rompen enseguida, a parte de que se despegan. Las de Meri Meri me han encantado, precio correcto, consistencia perfecta y colores vivos después del horneado. Otras que van muy bien son las que venden en La Bolsera, en Barcelona (no recuerdo la marca), muy muy bien de precio y con colores bastante resistentes. Y para cápsulas baratas las, de la tienda Casa, que evidentemente no son de mucha calidad, pero siempre existe la opción de cubrir los cupcakes ya horneados con otra cápsula para que la presentación quede mejor.


4. Mangas pasteleras desechables
Las mangas pasteleras son imprescindibles para la aplicación del buttercream en los cupcakes o la glasa en las galletas. Y las desechables, para mí, son sin duda un invento genial. Vamos, que ya no puedo vivir si ellas. Paral la glasa de las galletas también deberíamos poner como imprescindibles los biberones, pero sólo si vamos a trabajar con dos tipos de consistencia de glasa (delineado y relleno). Si no, con una glasa de consistencia media (una glasa  de "10 segundos", es decir, que si cogemos un poco de glasa con una cuchara y la dejamos caer en el bol, tarda 10 segundos en "fundirse" con el resto) sólo necesitamos la manga pastelera y una boquilla.


5. Boquillas - 1M, 2 y 3
El mundo de las boquillas es para perderse. Hay muchísimas y he de confesar que tardé muy poco en hacerme con el Master Set de Wilton, que incluye 52 boquillas, dos adaptadores y dos pinchos para flores. Pero para empezar, con la 1m (o similar) y dos boquillas lisas del 2 (para glasa de delineado) y el 3 (para delinear o para usar con la glasa de consistencia "10 segundos", tenemos más que suficiente. El único problema es que, si queremos decorar galletas en varios colores y a la vez, necesitaremos tantas boquillas como colores queramos usar.

En la próxima entrada, los cinco que faltan. Y mientras, yo voy a seguir haciendo y deshaciendo cajas.

sábado, 7 de abril de 2012

Cupcakes de Pascua

Hay fechas que, en cuanto a repostería se refiere, no se pueden pasar por alto. Porque si en San Valentín toca cualquier cosa con forma de corazón o el 6 de enero Roscón de Reyes, en Semana Santa toca Mona de Pascua. Aunque las monas que tomamos hoy en día nada tienen que ver con la tradicional, y la asociamos más a las figurillas de chocolate que a la tarta/rosco original (si queréis más información, podéis visitar la entrada sobre la Mona de Pascua de la Wikipedia - sin la que, por cierto, ya no sé vivir)


En mi caso, la Mona de Pascua es motivo de "trauma" infantil. Vale, quizá no es de trauma, pero es de esas cosas que se te quedan para siempre. Y es que yo, de pequeña, nunca tuve Mona. Esto se debe a una decisión de mis progenitores y mi padrino, ya que al ser mi progenitor a la vez padrino de la hija de mi padrino (que lío, no??), decidieron que era un absurdo hacer un intercambio de Monas cada año - lo cual, visto desde mi actual posición de "adulta" puede llegar a tener sentido. Evidentemente, cada año había Mona en casa, la de mi hermano, pero claro, no era mía. Y parte de razón debo de tener al quejarme de la ausencia de Mona a mi nombre, porque una Semana Santa, tendría yo unos 20 o 21 años, apareció en casa una Mona toda para mí : )

Traumas infantiles a parte, ahora cada año tengo Mona, aunque me la tenga que comprar o fabricar yo misma. Y este año no podía hacer otra cosa que hacer una Mona versión cupcake.


Para estos cupcakes, he usado la receta de los cupcakes de chocolate con un buttercream de naranja.

CUPCAKES DE CHOCOLATE Y NARANJA
(para 4/5 cupcakes)

Ingredientes

Para la masa:
  • 1 huevo
  • 70 gr de azúcar
  • 60 gr de harina
  • 60 gr de mantequilla reblandecida
  • 40 ml de leche
  • 1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar (como siempre, usé el de Valor)
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de levadura química
Para el buttercream:
  • 100 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar glass
  • 1 cucharadita de aroma de naranja

Preparamos las cápsulas para cupcakes en la bandeja.
En la batidora, batimos el azúcar y la mantequilla hasta que formen una crema. Añadimos el huevo, y a continuación, la harina, el cacao y la levadura. Batimos un poco y añadimos la leche y la esencia.
Ponemos la masa en los moldes para cupcakes y al horno (pre-calentado a 180º) unos 20 minutos (como siempre, dependiendo de vuestro horno, esto es lo que me tardó a mi) comprobando con un palillo si están hechos. Sacamos del horno y dejamos reposar durante 5 minutos.
Después de los 5 minutos los sacamos de la bandeja y los dejamos enfriar en una rejilla.

Para el buttercream, como siempre, mezclamos la mantequilla con el aroma y el azúcar (yo el azúcar lo añado siempre en dos o tres veces). En este caso, lo he teñido de verde con el Leaf Green de Americolor y usando la boquilla #233 de Wilton.