viernes, 30 de marzo de 2012

El diablo viste de cupcake... ¡¡y que bien sabe!! (Devil's Food Cupcakes)

Es curioso como funciono con esto de los cupcakes. La verdad es que cada vez que encuentro una receta que me gusta, la guardo a la espera de hacerla un día, pero el orden que sigo a la hora de ponerlas en práctica es totalmente anárquico. A veces, hasta cambio de opinión con la mantequilla ya en la KitchenAid. Sea como sea, hay ciertos sabores "populares" que, no sé porque, tengo pendientes. El Devils Food Cake o el Red Velvet, por poner dos ejemplos rápidos. Pero al menos, hoy ya puedo tachar uno de la lista, y es que ya tocaban...


Y que decir de estos cupcakes... La palabra "deliciosos" se queda corta. Es de las mejores masa que he probado jamás, como mucho sabor a chocolate pero nada pesada, muy esponjosa, y el contraste con la crema de queso es sensacional. La masa la he hecho siguiendo esta receta de Devil's Food Cupcakes de la web BBC Good Food. Para el frosting he usado las cantidades que pone Bea en su receta de Red Velvet Cupcakes.


DEVIL'S FOOD CUPCAKES
(para unos 16-20 cupcakes, dependiendo del tamaño de las cápsulas)

Ingredientes:

Para la masa
  • 50gr de cacao en polvo sin azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de aroma de vainilla
  • 175 gr de harina
  • 1/2 cucharada de sal
  • 1/2 cucharada de bicarbonato
  • 225 de azúcar (preferiblemente, azúcar caster, yo usé azúcar normal pasado unos segundos por el molinillo de café)
  • 175 gr de mantequilla
  • 175 ml de agua

Para el frosting
  • 250 gr de queso para untar (Philadelphia o similar)
  • 185 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 500 gr de azúcar glass, tamizado
  • 1 cuharada de aroma de vainilla
Precalentamos el horno a 160º.

Hervimos el agua (o calentamos en el microondas a máxima potencia durante un minuto más o menos). Añadimos el caco en polvo y mezclamos bien. Cuando tengamos el cacao bien incorporado al agua,  dejamos enfríar y luego añadimos los huevos y el extracto de vainilla y mezclamos bien.

En el bol de la batidora, mezclamos la harina, la sal, el bicarbonato y el azúcar, y añadimos 1/3 de la mezcla de chocolate y la mantequilla. Batimos durante al menos 1 minuto y después añadimos en tres veces el resto de la mezcla de chocolate, batiendo un mínimo de 30 segundos cada vez.

Rellenamos las cápsulas y horneamos unos 18 - 20 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.


Para el Cream Chese Frosting, batimos la mantequilla hasta que esté cremosa, añadimos el queso crema, el aroma de vainilla. Batimos hasta que estén bien integrados y luego añadimos poco a poco el azúcar glass.


martes, 20 de marzo de 2012

¡Ya es primavera! Cupcakes de pistacho

Por fin, ya es primavera, y no sólo en El Corte Inglés, aunque la verdad es que ya llevamos una o dos semanas que el tiempo acompaña, el sol calienta más, los días se alargan... Y este sábado ya cambiamos la hora, ¡¡por fin!! Y es que no hay nada peor que esos días de invierno que a las cinco y media ya es de noche.


Y para celebrarlo, y aprovechando que tenía una bolsa de pistachos por casa, decidí probar esta receta de cupcakes de pistachos de la web de la BBC Good Food, que tenía desde hace guardada. La verdad es que aunque me encantan los pistachos, no tenía muy claro que tal quedarían dentro de un cupcake, pero al primer bocado las dudas se disipan. Es un cupcake muy poco dulce, de ahí el glaseado, que le da el contrapunto perfecto. ¿Os animáis a probarlos?


CUPCAKES DE PISTACHO

Ingredientes
(para 6/8 cupcakes, dependiendo del tamaño de las cápsulas)
  • 50 gr de pistachos (pelados)
  • 70 gr de azúcar moreno (pasado por la picadora o molinillo de cafe - la rectea original es con golden caster sugar, mision casi imposible conseguir aquí)
  • 1 huevo
  • 70 gr de mantequilla reblandecida
  • 70 gr de harina
  • 3 cucharadas de leche
  • 1 cucharadita rase de levadura química
  • 125 gr de azúcar glass (para la cobertura)
Precalentamos el horno a 160º (140º si es de aire)
Ponemos los pistachos en la picadora y picamos hasta que estén casi polvo. añadimos la mitad del azúcar y picamos y mezclamos un poquito más. Reservamos. Batimos la mantequilla hasta que tenga textura cremosa. Añadimos el huevo y batimos hasta que esté integrado. Añadimos los pistachos, el azúcar, la harina, la levadura y la leche y mezclamos bien. Repartimos la masa en las cápsulas para cupcakes y horneamos unos 20-22 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.


Para la cobertura, mezclamos el azúcar glass con agua y un poquito de colorante verde (opcional), añadiendo de cucharada en cucharada, hasta que nos quede una textura bastante densa pero que a la vez no se nos quede pegada en la cuchara si la levantamos (no sé si me explico...). Ponemos la cobertura sobre los cupcakes, procurando que se extienda bien por toda la superficie. Para evitar que se os deforme la cápsula, es conveniente dejarlos reposar dentro de una bandeja para cupcakes para que no pierda la forma.

En este caso, yo he optado por ponerles unas flores de fondant, pero también podéis decorarlos con unos pistachos troceados.



jueves, 15 de marzo de 2012

Topsy Cookie Cake

Hace un mes que tengo estas galletas preparadas para colgar, pero con el subidón de los macarons se quedaron una semana más en el tintero, así que de hoy no pasa que vean la luz.


Estas galletas las preparé para el cumpleaños de mi amiga Marta. Y es que ya sabéis que cualquier ocasión es buena para preparar unos cupcakes, galletas o similar, y a falta de tiempo para preparar una buena tarta, pues buenas son unas galletas de Topsy Cake.


La masa es la misma que la de las galletas de chocolate de San Valentín que saqué del libro de Peggy Porschen. De hecho, esas galletas de San Valentín vendrían a ser los restos de masa (y glasa) que hice para estas galletas Y como veis, la decoración es color, color y más color. La verdad es que casi se tarda más en preparar toda la glasa que en decorar las galletas... Para las próximas galletas quiero probar a hacer una sola consistencia de glasa, de delineado y relleno,  2 en 1, vamos, porque entre biberones y mangas, como hagas muchos colores, casi no caben ni en la mesa! Ya os contaré que tal!


jueves, 8 de marzo de 2012

Mis primeros macarons

Este post es de desquite. Por fin, por fin me he atrevido con los macarons. Y es que hace seis, SEIS meses que tengo imprimido y preparado el tutorial. Pero es que dan un miedo.. Vamos, que tanta gente que no le salen, diciendo que cuestan un montón, que si hay que tirar a la basura dos mil intentos... Y si encima le sumamos el hecho de que las clara y yo no nos llevamos bien (o llevábamos, mejor dicho, que me esty empezando a reconciliar...) Por no decir que la excusa perfecta era "ya los probaré cuando tenga la KitchenAid, que así será más fácil", y claro, la KitchenAid ya lleva un mes en la cocina, así que, agotadas las excusas, ¡al abordaje del macaron!


Para hacerlos, he seguido al pie de la letra (o más) las instrucciones del tutorial de macarons de "Cake Journal", que es una maravilla. Y la verdad es que, para ser la primera vez, he quedado bastante contenta con el resultado. Un par de errores de novata he tenido, sólo faltaría, pero vamos, que tampoco esperaba que me iba a salir un macaron perfecto a la primera.

Os pongo la receta que he usado, aunque las instrucciones, cogerlas "con pinzas". No pretendo que esto sea un tutorial (sólo faltaria!!) sino más bien compartir la experiencia de la elaboración del primer macaron.



MACARONS RELLENOS DE CHOCOLATE

Ingredientes

Para los macarons
  • 100 gr de almendra molida *
  • 100 -110 gr de claras de huevo **
  • 200 gr de azúcar glas
  • 45 gr de azúcargranulado
* La almendra molida la he comprado en el Mercadona, viene en un paquete de 125 gr. La he visto también de la marca Vahiné, y si no, podéis picarla vosotros mismos.
** Yo,como siempre, he usado las de Mercadona. Son unas 3 claras y media los 105-110 gr

Para el ganache de chocolate

  • 100 ml de nata para montar
  • 100 gr de chocolate de cobertura
Yo os recomiendo preparar primero el ganache, así va reposando mientras hacemos los macarons. El ganache lo hacemos como siempre. Calentamos la nata en el microondas a máxima potencia durante 1 minutos, minuto y medio. Añadimos el chocolate y mezclamos con unas varillas. Al principio parece que no se va a integrar nunca, pero sí, lo hace, un poquito de paciencia y tendremos los dos ingredientes completamente integrados. Lo dejamos enfríar completamente y lo metemos en la nevera.

Ahora vamos a por los macarons...
(advertiros que me he obsesionado con el picar y el tamizar, y he tamizado dos veces el azúcar y la almendra en lugar de una como pone el tutorial)

Cogemos las almendras y las pasamos un momento por la picadora, sólo "por si acaso"- si las habéis comprado enteras y picado vosotros mismo, hacedlo a conciencia. Las tamizamos y reservamos. Tamizamos también  el azúcar glas y lo ponemos junto a las almendras otra vez en la picadora, y las mezclamos bien. Volvemos a tamizar y reservamos.

En stand mixer, empezamos a batir las claras, aumentando progresivamente la velocidad. Cuando las claras empiecen a estar espumosas, añadimos el azúcar a cucharadas, poco a poco. Seguimos batiendo hasta que las tengamos a punto de nieve, bien firmes. Es decir, que podamos poner el bol boca abajo y no se muevan.

Añadimos el colorante (si queremos) y la mezcla de almendras y azúcar glas, poco a poco. mezclamos suavemente con una espátula, con movimientos envolventes hasta que la mezcla de almendras y azúcar se haya integrado bien a las claras.

Y ahora viene lo difícil, la pregunta del millon, que es... ¿como sabemos que la masa tiene la consistencia correcta? Según el tutorial, ponemos un poco de mezcla sobre papel de horno. Si la gotita final se "desvanece" poco a poco, está correcta. Y la otra pregunta del millón ¿cuantos segundos son poco a poco? Yo diría que entre cinco y diez segundos está bien, pero si os soy sincera, no lo he contado mientras los hacía. El hecho es que si la gotita se queda ahí, tienen que estar un pelín más líquidos, así que seguís removiendo un poco más. Si véis que la masa os queda demasiado líquida, dejadla reposar un poquito.

Hecho esto, ponemos la masa en una manga pastelera con una boquilla del 10 o del 12 y nos disponemos a verter pequeños círculos de masa sobre una bandeja cubierta de papel de horno. 

Y ahora viene otra pregunta del millón: ¿cómo narices hago para que me salgan todos iguales? Eso mismo me pregunto yo. Para empezar, me he encomendado al espíritu santo, pero a la tercera mitad de macaron he visto que ninguna de las tres tenían, ni por asomo, la misma medida. Así que las he tirado a la basura, he cogido papel de horno y me he dedicado a dibujar circulitos ayudada por un bote de colorante Wilton y un rotulador comestible. Luego le he dado la vuelta al papel, y otra vez a hacer circulitos. Esta vez han salido mejor, pero como se expanden un poco (hay que dejar bastante espacio entre ellos), algunos han decido expandirse de manera poco uniforme, con lo que algunos círculos han quedado más elipse que círculo, pero bueno. Conclusión, para los próximos, me compro el tapete para macarons de Lekué que tiene unos círculos delimitadores para poner a raya la expansión del macaron.

Pero a lo que íbamos, con una o dos bandejas llenas de circulitos, momento no apto para impacientes, una hora de reposo para que se endurezcan y formen el pie característico del macaron.

Pasada la hora, con el horno precalentado a 150º (el mío es de aire, lo he puesto a 140º y creo que era demasiado, el próximo día probaré a 130º) unos doce minutos. Y ahí viene el segundo "pero" de mis macarons, se me han tostado demasiado (me encanta mi horno, pero con recetas que van de uno o dos minutos es demencial) y no han quedado tan lilas como deberían (estoy por bajar al Mercadona a por más almendras y vengarme ahora mismo....)

Y toca volver a esperar, en este caso hasta que estén completamente fríos. Despegamos del papel y ya podemos rellenar con el ganache. Lo más fácil es usando una manga pastelera, ponemos un poco de ganache sobre una de las mitades, sin llegar nunca a los bordes, y luego ponemos la otra mitad encima, con cuidado de no apretar mucho para que no se nos rompa el macaron. Si os pasa como a mí y no os han quedado todas las mitades iguales, sólo tenéis que jugar al "cada oveja con su pareja" e ir haciendo parejas de macarons más o menos iguales antes de rellenar.


Y después de este rollazo, ¡¡ya tenemos macarons!! - voy a engordar 10 kilos pero me da igual!! 


jueves, 1 de marzo de 2012

Cupcakes de Lacasitos

No hay nada como la improvisación. A veces, me paso horas y horas dándole vueltas a la cabeza, pensando en nuevas ideas que plasmar en cupcakes: ingredientes, aspecto, cápsulas... Ayer, en cambio, hice absolutamente todo lo contrario. Fui al super a comprar cuatro cosas que necesitaba y, por el camino, cayó en el cesto un paquete de Lacasitos cuyo destino eran ser devorados cual palomitas delante de la tele. Pero al llegar a casa me entraron unas ganas tremendas de hacer unos cupcakes, y como los Lacasitos me me estaban mirando... ¡pues acabaron dentro de los cupcakes!


Y como el día iba de improvisaciones, con la mantequilla del buttercream preparada fuera de la nevera (que para conseguir ahora en invierno que esté a temperatura ambiente es misión imposible), decidí que aún no había probado lo de montar claras con la Kitchenaid, así que en el último momento, con los cupcakes ya enfriando, decidí que en lugar del buttercream normal haría un Swiss Meringue Buttercream, que, todo sea dicho, con la KA se hace en un plis.


CUPCAKES DE LACASITOS
(para 6 cupcakes)
  • 65gr de mantequilla
  • 65gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 65gr de harina
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 2 cucharadas de leche
  • 1 cucharadita rasa de levadura química
  • 50gr de Lacasitos
Precalentamos el horno a 180º (160º si es de aire) y preparamos las bandeja para cupcakes con las cápsulas.
Como siempre, mezclamos la mantequilla y el azúcar. Después añadimos el huevo, y batimos hasta que esté integrado. Añadimos el aroma de vainilla, la harina, la leche y al levadura hasta obtener una masa homogénea.
Machacamos (tal cual, con un mortero lo hice yo!) los Lacasitos y los añadimos a la masa. Mezclamos un poco con una espátula y listo. Rellenamos las cápsulas y horneamos unos 18 minutos, como siempre, dependiendo del horno. Dejamos enfríar sobre una rejilla.


SWISS MERINGUE BUTTERCREAM
(para 6 - 8 cupcakes, dependiendo de la cantidad que uséis para decorar)

  • 50 gr de claras
  • 100 gr de azúcar
  • 150 gr de mantequilla
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
Batimos ligeramente las claras. Añadimos el azúcar y las ponemos al baño maría. Removemos constantemente con las varillas hasta que el azúcar se haya disuelto completamente, eso es cuando al tacto no notemos ningún tipo de textura granulada. Retiramos del fuego y batimos las claras hasta formar picos blandos. Esperamos hasta que las claras no estén calientes y añadimos el aroma y la mantequilla. Batimos, y listo, ya tenemos nuestro swiss meringue buttercream.


Para la decoración usé un truco que hacía tiempo que tenía ganas de probar, el de poner colorante en la manga pastelera y luego poner el buttercream sin teñir. Para hacerlo, mojé un palillo de brocheta en el colorante y luego lo pasé por el interior de la manga dibujando una línea. En este caso "dibujé" cuatro líneas dentro de la manga, una de casa color. Aunque el resultado en general queda bonito, de cerca se aprecia como el colorante hace una cosa rara, no sé si es por el tipo de colorante, por la cantidad o por el tipo de buttercream. Habrá que seguir experimentando.