jueves, 8 de marzo de 2012

Mis primeros macarons

Este post es de desquite. Por fin, por fin me he atrevido con los macarons. Y es que hace seis, SEIS meses que tengo imprimido y preparado el tutorial. Pero es que dan un miedo.. Vamos, que tanta gente que no le salen, diciendo que cuestan un montón, que si hay que tirar a la basura dos mil intentos... Y si encima le sumamos el hecho de que las clara y yo no nos llevamos bien (o llevábamos, mejor dicho, que me esty empezando a reconciliar...) Por no decir que la excusa perfecta era "ya los probaré cuando tenga la KitchenAid, que así será más fácil", y claro, la KitchenAid ya lleva un mes en la cocina, así que, agotadas las excusas, ¡al abordaje del macaron!


Para hacerlos, he seguido al pie de la letra (o más) las instrucciones del tutorial de macarons de "Cake Journal", que es una maravilla. Y la verdad es que, para ser la primera vez, he quedado bastante contenta con el resultado. Un par de errores de novata he tenido, sólo faltaría, pero vamos, que tampoco esperaba que me iba a salir un macaron perfecto a la primera.

Os pongo la receta que he usado, aunque las instrucciones, cogerlas "con pinzas". No pretendo que esto sea un tutorial (sólo faltaria!!) sino más bien compartir la experiencia de la elaboración del primer macaron.



MACARONS RELLENOS DE CHOCOLATE

Ingredientes

Para los macarons
  • 100 gr de almendra molida *
  • 100 -110 gr de claras de huevo **
  • 200 gr de azúcar glas
  • 45 gr de azúcargranulado
* La almendra molida la he comprado en el Mercadona, viene en un paquete de 125 gr. La he visto también de la marca Vahiné, y si no, podéis picarla vosotros mismos.
** Yo,como siempre, he usado las de Mercadona. Son unas 3 claras y media los 105-110 gr

Para el ganache de chocolate

  • 100 ml de nata para montar
  • 100 gr de chocolate de cobertura
Yo os recomiendo preparar primero el ganache, así va reposando mientras hacemos los macarons. El ganache lo hacemos como siempre. Calentamos la nata en el microondas a máxima potencia durante 1 minutos, minuto y medio. Añadimos el chocolate y mezclamos con unas varillas. Al principio parece que no se va a integrar nunca, pero sí, lo hace, un poquito de paciencia y tendremos los dos ingredientes completamente integrados. Lo dejamos enfríar completamente y lo metemos en la nevera.

Ahora vamos a por los macarons...
(advertiros que me he obsesionado con el picar y el tamizar, y he tamizado dos veces el azúcar y la almendra en lugar de una como pone el tutorial)

Cogemos las almendras y las pasamos un momento por la picadora, sólo "por si acaso"- si las habéis comprado enteras y picado vosotros mismo, hacedlo a conciencia. Las tamizamos y reservamos. Tamizamos también  el azúcar glas y lo ponemos junto a las almendras otra vez en la picadora, y las mezclamos bien. Volvemos a tamizar y reservamos.

En stand mixer, empezamos a batir las claras, aumentando progresivamente la velocidad. Cuando las claras empiecen a estar espumosas, añadimos el azúcar a cucharadas, poco a poco. Seguimos batiendo hasta que las tengamos a punto de nieve, bien firmes. Es decir, que podamos poner el bol boca abajo y no se muevan.

Añadimos el colorante (si queremos) y la mezcla de almendras y azúcar glas, poco a poco. mezclamos suavemente con una espátula, con movimientos envolventes hasta que la mezcla de almendras y azúcar se haya integrado bien a las claras.

Y ahora viene lo difícil, la pregunta del millon, que es... ¿como sabemos que la masa tiene la consistencia correcta? Según el tutorial, ponemos un poco de mezcla sobre papel de horno. Si la gotita final se "desvanece" poco a poco, está correcta. Y la otra pregunta del millón ¿cuantos segundos son poco a poco? Yo diría que entre cinco y diez segundos está bien, pero si os soy sincera, no lo he contado mientras los hacía. El hecho es que si la gotita se queda ahí, tienen que estar un pelín más líquidos, así que seguís removiendo un poco más. Si véis que la masa os queda demasiado líquida, dejadla reposar un poquito.

Hecho esto, ponemos la masa en una manga pastelera con una boquilla del 10 o del 12 y nos disponemos a verter pequeños círculos de masa sobre una bandeja cubierta de papel de horno. 

Y ahora viene otra pregunta del millón: ¿cómo narices hago para que me salgan todos iguales? Eso mismo me pregunto yo. Para empezar, me he encomendado al espíritu santo, pero a la tercera mitad de macaron he visto que ninguna de las tres tenían, ni por asomo, la misma medida. Así que las he tirado a la basura, he cogido papel de horno y me he dedicado a dibujar circulitos ayudada por un bote de colorante Wilton y un rotulador comestible. Luego le he dado la vuelta al papel, y otra vez a hacer circulitos. Esta vez han salido mejor, pero como se expanden un poco (hay que dejar bastante espacio entre ellos), algunos han decido expandirse de manera poco uniforme, con lo que algunos círculos han quedado más elipse que círculo, pero bueno. Conclusión, para los próximos, me compro el tapete para macarons de Lekué que tiene unos círculos delimitadores para poner a raya la expansión del macaron.

Pero a lo que íbamos, con una o dos bandejas llenas de circulitos, momento no apto para impacientes, una hora de reposo para que se endurezcan y formen el pie característico del macaron.

Pasada la hora, con el horno precalentado a 150º (el mío es de aire, lo he puesto a 140º y creo que era demasiado, el próximo día probaré a 130º) unos doce minutos. Y ahí viene el segundo "pero" de mis macarons, se me han tostado demasiado (me encanta mi horno, pero con recetas que van de uno o dos minutos es demencial) y no han quedado tan lilas como deberían (estoy por bajar al Mercadona a por más almendras y vengarme ahora mismo....)

Y toca volver a esperar, en este caso hasta que estén completamente fríos. Despegamos del papel y ya podemos rellenar con el ganache. Lo más fácil es usando una manga pastelera, ponemos un poco de ganache sobre una de las mitades, sin llegar nunca a los bordes, y luego ponemos la otra mitad encima, con cuidado de no apretar mucho para que no se nos rompa el macaron. Si os pasa como a mí y no os han quedado todas las mitades iguales, sólo tenéis que jugar al "cada oveja con su pareja" e ir haciendo parejas de macarons más o menos iguales antes de rellenar.


Y después de este rollazo, ¡¡ya tenemos macarons!! - voy a engordar 10 kilos pero me da igual!! 


7 comentarios:

  1. Te han quedado perfectos!! enhorabuena guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Ahora, sudé la gota gorda mientras hacía los circulitos con la manga... Que estrés!!!

      Eliminar
  2. Están perfectos! Yo lo intenté un día y lo único que conseguí fue hacer lenguas de gato de color rosa... :( Eso sí, nos las comimos igual.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Acabo de descubrirte, me encanta tooodo!
    Y ya con estos macarons he terminado de alucinar, los primeros??? que no están perfectos??? que están poco lilas???? si están perfectísimos!
    A mí me saldrán algún día (soy muuuy positiva después de 2 intentos frustrados... jeje)
    Te invito a pasarte por mi blog.
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Y no desesperes con los macarons!! Sobretodo, tamiza, tamiza, tamiza, bate muy bien las claras, y déjalos reposar bastante (si vives en un lugar con mucha húmedad, déjalos dos o tres horas, clima seco, con una hora ya estarán!)

      Eliminar
  4. Hola, estoy intentando hacer macarons para buena cantidad de gente, con esta receta, cuántos te salen?
    Por cierto, te salieron muy ricos y parecen muy fáciles: estoy muy motivada a hacerlos (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! Con esta receta salen unos 32-36 (64 - 72 conchas), dependiendo del tamaño que las hagas!

      Eliminar

Muchas gracias por dejar un comentario! Me hace mucha ilusión leerlos y saber vuestra opinión!!